La retirada, 80 años después. El discurso de Negrín en las últimas Cortes de la II República, el 1 de febrero de 1939

María Rosa de Madariaga||

Historiadora||

Este año de 2019 se cumple el 80 aniversario de lo que se conoce como la Retirada, es decir, el éxodo por la frontera con Francia de miles y miles de españoles, después del derrumbamiento del frente de Cataluña.

El avance fulminante del general franquista Juan Yagüe, el 14 de enero de 1939, a lo largo del Ebro hasta llegar al mar y conquistar Tarragona, preludiaba la caída de Barcelona, que tendría lugar pocos días después, el 26 de enero. Cuando entraron las tropas franquistas, la ciudad parecía vacía, después de que miles y miles de personas la hubieran evacuado huyendo hacia el norte en dirección de la frontera. Además de los habitantes de la ciudad, miles y miles de refugiados de otros lugares de la región y de otros lugares de España – Andalucía, Extremadura- huían atemorizados ante la inminente entrada de las fuerzas franquistas.

No hubo resistencia. Las gentes estaban extenuadas, desmoralizadas, sin ánimos para seguir resistiendo. Fue una desbandada total. Como si toda Cataluña se hubiera puesto en camino hacia la frontera, la carretera de Francia aparecía abarrotada de personas- hombres, mujeres y niños- a pie, en camiones, en vehículos oficiales y particulares, que trataban como fuera de llegar cuanto antes a la frontera, mientras los aviones de la Legión Cóndor los bombardeaban. En los pueblos y ciudades próximos a la carretera a Francia se agolpaban gentes con rostros marcados por la fatiga, el hambre y el temor.

Ante la avalancha humana que se les venía encima, las autoridades francesas rechazaban la entrada de tantos refugiados, aunque permitieron la apertura de la frontera para la población civil (170.000 mujeres y niños, y uno 60.000 paisanos) y los heridos (unos 10.000). Los primeros refugiados empezaron a cruzar la frontera el 27 de enero. En la primera semana de febrero, cuando ya se puso de manifiesto que el ejército de la República no estaba en condiciones de seguir resistiendo, el gobierno francés permitió el 5 de febrero la entrada en su territorio del elemento militar, a condición de entregar las armas. A los que ya habían cruzado la frontera, se sumaron, entre el 5 y el 10 de febrero, 220 soldados del ejército de la República, elevando así la cifra de los que abandonaron España a cerca de medio millón de personas.

Entretanto, en la Barcelona ocupada por las tropas franquistas, los miles de barceloneses, que desde siempre habían estado a favor de Franco y que permanecían agazapados n la sombra, se atrevían a salir de sus madrigueras a la calle a medida que avanzaba el día, para mostrar su júbilo por la victoria de los suyos. ¡Para que luego personajes como Marta Rovira digan que en Cataluña no había franquistas! Si Barcelona caía, Madrid, capital de España, “capital de la gloria” como la llamaría Rafael Alberti, seguía resistiendo.

Ya quedaba poco territorio libre en España, solo algunos pueblos de Cataluña cerca de la frontera con Francia, entre los cuales está Figueras, donde en una caballeriza del castillo se celebraron las últimas Cortes republicanas el 1º de febrero de 1939. . .En esta histórica sesión, Juan Negrín, presidente del Consejo desde el 17 de mayo de 1937, pronunció un discurso, al que se refiere Julián Zugazagoitia, en su obra Guerra y vicisitudes de los españoles, con palabras en las que resalta la “emoción de Negrín”, y lo que aquella emoción representaba “como sufrimiento y, a la vez, como potencia”. “Le oí”- prosigue diciendo Zugazagoitia- “como a un confesante público, obstinado en publicar su único pecado: el orgullo de ser español y de amar a su patria. A trompicones, sin método, con una frase directa y nada literaria, nos enseñó a pronunciar, en la comunión de angustias de aquella noche, las tres sílabas de la palabra que le tenía subyugado; España. Sonaba, ¿como sonaba?, a rumor de mieses en Castilla, a soleá torero, a jarcias zurradas por las rachas del Cantábrico, a jota de segador, a andadura de merinos por Extremadura, a zorcico de piloto, a estremecimiento de chopos a orillas del Duero, a sardana de payés, a frotamiento de cepas riojanas, a folía de tabaquero…”.

Cuatro días antes de su intervención en las últimas Cortes de la República en el castillo de Figueras, Negrín pronunciaba por radio el 28 de enero desde Figueras un discurso, en el que todavía confiaba en que “la voluntad y el sacrificio” terminarían por dar el triunfo a la República. Porque lo que allí estaba en juego era el porvenir de España.

Crónica Popular agradece a José Medina, presidente de la Fundación Juan Negrín, y a su presidenta de Honor, Carmen Negrín, nieta del entonces presidente del Consejo, la posibilidad de publicar este discurso, que forma parte del fondo documental del archivo de la Fundación.

Discurso por radio pronunciado desde Figueras (Gerona), 28 de enero de 1939 por el presidente del Gobierno de la II República, don Juan Negrín

«El doctor Negrín explica al país el momento actual», Abc. Diario al servicio de la República

(Madrid), 29 de enero de 1939. También recogido en: Discurso del presidente Negrín. La voluntad y el sacrificio nos darán el triunfo, 28 de enero de 1939, Madrid, Comisariado del grupo de Ejércitos de la Región Central, 1939.

Españoles:

Ha sucedido lo inevitable: hemos perdido Barcelona. Busca el enemigo que esa pérdida signifique el derrumbamiento de nuestros frentes, el desplome de nuestra retaguardia, para conseguir rápidamente nuestro aplastamiento definitivo.

No lo logrará. Está en nuestras manos evitarlo y lo evitaremos. Son los presentes momentos los más duros y graves de nuestra lucha. Con entereza y serenidad, los resolveremos; pero precisa que todos, absolutamente todos, conserven su sangre fría, conserve el ánimo, dupliquen sus esfuerzos y se pongan con disciplina y abnegación a las órdenes del Gobierno.

Los  vacilantes,  los desanimados,  los decaídos, son,  dense cuenta o no, los mejores colaboradores del enemigo. De ellos válense agentes rebeldes e invasores para sembrar el desconcierto, engendrar el pánico y producir un caos que sería la ruina de todos. Que cada ciudadano español se sienta un responsable de la garantía del orden, un instrumento de la voluntad del pueblo para elevar el entusiasmo por la lucha.

Apelación a la sensatez y cordura de todos

El gobierno necesita de la ayuda de todos y la exige.

No os he engañado nunca, y la lealtad de mi conducta me da derecho a reclamar vuestra confianza. Si no queréis sucumbir como un rebaño de corderos y perecer en la extenuación y en la miseria, habréis de prestar oído a mis palabras y obediencia a los mandatos del Gobierno. Tenéis que hacerlo, pues en otro caso vosotros mismos caváis vuestras tumbas. Aprovechando las dificultades de información y los escasos medios para las relaciones del Gobierno con el pueblo, el enemigo esparce bulos y patrañas, que el miedo de muchos agranda para justificar la propia cobardía.

Apelo a la sensatez y a la cordura de mis conciudadanos, a fin de que se evite todo atolondramiento funesto y se ataje la ola de desmoralización que los agentes provocadores ponen en movimiento. Córtese toda indisciplina y fuércense a recuperar la serenidad quienes la hayan perdido. Confío en que mi llamamiento será atendido. Si así no sucediera, el interés de todos y las razones supremas de la salud pública forzarán al Gobierno a aplicar con todo rigor las más severas medidas, sin contemplaciones ni debilidades. Va en ello la convivencia general y la existencia de nuestra Patria. Tened fe en mis afirmaciones y confiad en que el apuro momentáneo quedará salvado. Yo os lo garantizo, si me prestáis el debido apoyo.

Sobreviviremos a este desastre lo mismo que a otros anteriores

Después de la caída de Tarragona pensé dirigirme al pueblo español para explicarle la realidad de la situación. ¿Sabéis por qué no lo hice? Porque no podía confesar mis inquietudes, ni podía hacer nacer en los demás espíritus las ilusiones que yo no compartía. En efecto, mi inquietud era que en las circunstancias en que nos encontrábamos, Barcelona podía difícilmente salvarse de caer en manos enemigas. Revelar mi preocupación podía significar acelerar su pérdida. No podía, pues, hacer que nacieran en vosotros esperanzas sin consistencia, que no respondían a mis convicciones.

Pero hoy puedo asegurar categóricamente que la situación se salvará si todos ponemos en ello nuestro empeño. Hemos sobrevivido a muchos desastres. Sobreviviremos a éste también. El pueblo catalán, que tanto tenía que perder en esta contienda, que, según decía el Presidente Companys, jugábase hasta su nombre en esa lucha, no podía dejarse arrastrar por una psicosis impotente.

Causas de lo ocurrido: los regímenes totalitarios necesitaban una victoria fulminante

¿Qué ha sucedido desde diciembre acá? ¿Cuáles son las causas? ¿Tiene el mal remedio y está ese remedio en nuestras manos? De todo ello voy a hablaros con mi claridad y sinceridad de siempre.  Los países que han tomado España como campo de batalla en donde ha de decidirse su hegemonía en el mundo, necesitaban una fulminante victoria que pusiera remate a la guerra.

Nuestra resistencia inverosímil, nuestra ofensiva brillante del Ebro, amenazaban con producir el desplome de la retaguardia facciosa y dar al traste con todos sus planes y combinaciones diplomáticas.

En el mundo entero estaba produciéndose un cambio favorable a España y a su Gobierno. Reconocían nuestra nobleza y nuestra lealtad gentes que nunca nos habían profesado ninguna simpatía. Se admiraba nuestra bravura, nuestra tenacidad; se admitía que la política de No Intervención era en el fondo, por su carácter unilateral, una política de agresión enmascarada, de la que sin buscarlo ni quererlo resultaban cómplices los neutrales y amigos. Confesábase ya que a ella se debía la violación de Austria y la desmembración de Checoslovaquia, y que todo ello no era, como ya lo habíamos vaticinado, más que el comienzo de la puesta en ejecución del plan imperialista germano-italiano y que tiene como meta la absorción y la sumisión de algunos pequeños países y la destrucción de los imperios pertenecientes a los países democráticos.

Aceptábase que en nuestra santa guerra defendíamos, no sólo la independencia de España, sino la libertad del mundo.

Todo esto constituía grave peligro para nuestros enemigos y sus proyectos. Había que precipitar el resultado y existía una fecha fija. Antes de la primera decena de enero era preciso dar la sensación de que nuestra causa estaba aniquilada. Tenían, por lo menos, que tomar Tarragona, ya que nuestros bravos combatientes habían sabido impedir que en pocos días se viniera al suelo nuestro frente, como se esperaba. Había que tomar Barcelona a tiempo de poder influir y coaccionar las posiciones de otros países.

… Y la No Intervención unilateral nos creaba nuevas dificultades diarias

El esfuerzo de nuestros enemigos ha sido enorme. Acumularon todos los medios, acrecidos con nuevos contingentes italianos y cantidades fabulosas de material en el frente catalán, para enfrentarse con unos ejércitos en los que la acción ofensiva que impidió la pérdida de Levante, había causado el natural desgaste de hombres y medios bélicos.

Nuestra gente se ha batido siempre sin descanso; pero nuestros medios de defensa eran exiguos. La No Intervención creábanos cada día nuevas dificultades, mientras Alemania e Italia volcaban en la zona insurrecta cantidades inimaginables de material. Con heroísmo desarmado no se puede ofrecer resistencia eficaz. Ésa ha sido la causa de nuestros pasados infortunios. No otra.

No me corresponde señalar a los culpables.  Para suerte de ellos, nuestro éxito final les preservará de ser unas víctimas más.

El mal tiene el remedio en nuestras manos: el Ejército conserva su moral

¿Tiene el mal remedio? Sí. ¿Tenemos el remedio en nuestras manos? Sí.

A ambas preguntas respondo rotundamente: Sí. Voy a deciros el cómo y el porqué de mi aserto.

Nuestro Ejército no está deshecho; está cansado y en momentos abatido quizás, ante la insuficiencia de sus elementos de combate; pero conserva el espíritu y su moral, que mis palabras vigorizarán.

Nuevas levas encuadradas en las unidades aguerridas que el Gobierno ha traído de la Zona Central, permitirán reconfortar a los combatientes extenuados, dándoles ánimo para resistir en su heroico esfuerzo. La traída de unidades armadas de la Zona Central, venciendo el bloqueo de los rebeldes y fuerzas marítimas y aéreas italo-germanas, es quizá una de las empresas de más arrojo y pericia que se han visto en las guerras modernas. Esto, por lo que respecta a los combatientes.

… Y venciendo el bloqueo marítimo, poseemos acopio tal de armamento que el enemigo se estrellará contra infranqueable barrera

En lo que se refiere al material, venciendo el bloqueo marítimo con audacia que asombra, soslayando las dificultades que ofrece la adquisición de armamento en forma clandestina, a la que nos fuerza la No Intervención y unas leyes que por sarcasmo llámanse de neutralidad y que no sirven, como lo ha reconocido un ilustre Jefe de Estado, más que para favorecer a los agresores, venciendo todos estos tropiezos el Gobierno ha conseguido considerable acopio de armamento que asegure, bien utilizado, el presentar al enemigo una barrera invencible.

Tenemos la valentía comprobada de nuestros soldados.  Tenemos fuerzas de refresco que han de preservarnos de un agotamiento. Tenemos material (ya empezamos a ponerlo en servicio) en cantidad, proporción y calidad que no soñábamos. Ha llegado tarde, como llegó tarde a Madrid; pero ha llegado aún a tiempo, como llegó justo a tiempo en 1936.

Del coraje de los de atrás y del heroísmo de los de delante depende el porvenir de España

Bravura, combatientes frescos, material bélico abundante. Todo esto tenemos. ¿Qué necesitamos además para asegurar una línea infranqueable de resistencia? Necesitamos fe ciega, absoluta, en el resultado de nuestra lucha.

Necesitamos que recobren el dominio de sus nervios quienes lo hayan perdido. Serenos en la retaguardia. Cumpla cada uno su misión cotidiana, considerándola misión de guerra. Júrense los soldados no retroceder un paso cuando el Mando ordene clavarse en el suelo. Que exista la decisión de que el enemigo no rebase una línea más que pasando sobre sus cadáveres, y las líneas se conservarán y habrá menos cadáveres. Quien no cumpla estas órdenes, no cuente con perdón. Vale más el riesgo mínimo de morir como héroes, que la certeza absoluta de ser fusilados como borregos.

¡Ánimo y aliento, españoles de retaguardia y del frente! Tendremos una línea que los invasores no romperán. Del coraje, de los actos de heroísmo, depende la existencia de todos, y lo que vale más: el porvenir de España.

No os dejéis descorazonar por las desgracias. Sea vuestro temple el del acero. Vendrán días mejores, en los que habremos de recordar orgullosos nuestro comportamiento en la adversidad.

¡Españoles: Nada infunde más aliento, nada da más tranquilidad a nuestro espíritu que la conciencia de cumplir el imperativo categórico del deber! Por el deber y por España: sacrificio. La voluntad y el sacrificio nos darán el triunfo.

¡VIVA ESPAÑA!

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

1 comentario de “La retirada, 80 años después. El discurso de Negrín en las últimas Cortes de la II República, el 1 de febrero de 1939

  1. marte
    17 febrero, 2019 at 16:04

    Efectivamente, los fascistas necesitaron la traición de Casado y Besteiro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *