La sagrada troika no cesa en su maldad

Francisco Frutos Gras ||

Ex Secretario General del PCE||

La sagrada troika, compuesta de forma natural por los tres protagonistas: el imperio mandón, puede leerse EEUU; sus acólitos auxiliares, la UE en primer lugar; y los Bolsonaro a granel, acompañados todos por los progres de salón, que lo mismo intervienen de forma bélica en Libia o Siria que exigen a Maduro elecciones en diez días, son el conjunto de poderes servidores del gran poder financiero, de los oligopolios que controlan o quieren controlar todas las materias primas del mundo, de los que fabrican y venden armas. Y la gran prensa oficial, la que expande las mentiras y manipulaciones de todos ellos, a su entera disposición.

¿Saben ustedes por qué no se habla del hambre y la inseguridad, de la falta de alimentos, agua y luz en Haití, de la pobreza severa del 60% de la población, de los muertos y heridos en las últimas movilizaciones? Pues, sencilllamente, porque Haití pertenece al área de influencia y negocio de la troika. ¿No se preguntan por qué los grandes medios no informan de que Libia ha pasado de ser el país más próspero de África a un Estado destruido, gobernado por terroristas y mafias, campo de concentración para embarcar esclavos hacia Europa?

No se rompan la cabeza, no informan porque los grandes medios impulsaron las órdenes de la troika de bombardear el país, asesinar a Gadafi y a los ciudadanos no dóciles,  para imponer, decían, la libertad y los derechos humanos, siendo, en consecuencia, unos y otros, los responsables del desastre libio actual y de la desaparición de la verdad sobre su real situación. Y, en el mismo sentido, debemos hablar de Palestina, Iraq, Siria, Yemén, Somalia…Y podemos hacerlo también de Arabia Saudí, financiador durante largo tiempo del terrorismo en Siria y el principal destructor en este momento de Yemen, con la muerte y el hambre de miles de niños y mayores. Eso sí, continuando como socio preferente de EEUU, de España, de Europa. 

O sea, para concluir, luz y altavoces para las mentiras y manipulaciones contra Gadafi, Assad, Kirchner, Lula, Evo, Chávez y Maduro…etc, y tinieblas y silencio sobre las verdaderas brutalidades de sus socios de negocios y guerras. 

Casado, el brutal peón armado de Trump en España, contra Venezuela 

Este siniestro personajillo no tiene bastante con haber declarado reiteradamente que se debe intervenir en Venezuela para impulsar el golpe Trump-Guaidó, y al que no le basta la posición de defensa del golpismo de Pedro Sánchez y su gobierno moribundo, sino que descarta cualquier alternativa de diálogo y negociación para un acuerdo que impida un grave enfrentamiento violento en aquel país.

Y, después de mandar una delegación del PP europeo a Venezuela para contribuir a desarrollar más rápidamente las ordenes golpistas de Trump, delegación a la que se le negó la entrada en el país, ahora exige a Borrell que rectifique su posición de apoyo, según él, a Maduro, y pide un debate en el Congreso para acusar al gobierno de chavista.

Casado, lo afirmé en el momento de ser elegido y escuchar sus primeras palabras, es la quintaesencia de los peores y más reaccionarios instintos, ideas y métodos que se cobijan en las grutas residuales del PP de Aznar, a medio camino entre un espíritu franquista tardío y la chulería bélica del Bush de Iraq y sus mentiras, todavía presentes en sectores del PP.

Es un tipo al que la política, cuando ésta recupere plenamente su razón de ser, debería echar sin ningún miramiento de la escena pública para que nunca tuviera la posibilidad de gobernar, ni solo ni acompañado de energúmenos de su estilo. El trío de la benzina, PP, Cs, Vox, acompañado en sus correrías por España por el otro trío de la estelada, el lacito  y el petardo y corte de carreteras, son un potencial peligroso e indeseable en cualquier país y más en una España en la que se han puesto al frente de todos los que nunca hicieron nada para sacarla del hoyo al que la había echado el franquismo. 

Hoy, mientras el juicio y la huelga ocupaban el espacio, y Richard Branson, dueño de Virgin, impulsaba un espectáculo en Venezuela para apoyar el golpismo, en el que participan, entre otros, Pedro Guerra, Alejandro Sanz, Maluma, Juanes, Bosé, Baute…etc…, un grupo de jóvenes interpelaba a Errejón, al que acusaban, entre otras cosas, de ser corresponsable con Podemos y lo que representan, no solo de no haber hecho nada en defensa del trabajo y los derechos laborales y sociales de los trabajadores, sino incluso de ser los responsables de la subida de la extrema derecha.

Sin ánimo de echar más leña al fuego, hay que tener en cuenta que opiniones y estados de ánimo como estos reflejan una realidad. Y la izquierda oficial que aún aspire o pretenda serlo, tanto en su versión más reformista o más alternativa, tiene la importante tarea de recomponer un amplio espacio que ahogue todos los intentos de Casado y la derecha y extrema derecha a su alrededor de ser mayoría e imponer sus políticas más conservadoras y reaccionarias en todos los aspectos de la vida económica, social y política. 

(Viernes, 22 de febrero de 2019).

La gente está harta de la política. Y la política de la gente

Me viene a la cabeza este título, viendo, oyendo y analizando lo que ocurre en España, no muy diferente de lo que pasa en Europa y América. En España, con un protagonismo especial y singular del juicio conocido como del “Procés” a unos políticos presos por haber vulnerado todas las leyes elementales del Estado de Derecho. En concreto, Constitución, Estatut de Catalunya, y las normas de funcionamiento democrático de las instituciones, del sistema jurídico y, en el mismo orden de cosas, convertir totalmente los medios de comunicación públicos en medios de propaganda al servicio de la mentira y la manipulación para narcotizar a la gente y hacerla cómplice de las aventuras políticas. 

Y me vienen a la memoria aquellas palabras de Martin Luther King, en relación con el propio titular, para entender lo que pasa en Catalunya y en el conjunto de España, en la Unión Europea, en América y en el resto del mundo. Decía Luther King en momentos diferentes en los que valoraba lo que ocurría en EEUU y en general: “Nuestras vidas comienzan a terminar el día en que nos volvemos silenciosos sobre las cosas que importan”; “Llega el momento en que el silencio es traición”; “Nada en todo el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la conciencia estúpida”; “Al final, no recordaremos las palabras de nuestros enemigos, sino el silencio de nuestros amigos”; “La máxima tragedia no es la opresión y crueldad de las malas personas, sino el silencio de la buena gente”. 

Estas palabras de Luther King, al que los secesionistas de la derecha catalana intentaron convertir, como a Mandela, entre otros, en aval moral para sus fechorías políticas, valen tanto en referencia a cosas locales de cada espacio geográfico como a los asuntos mundiales globales, manoseados y convertidos en grandes mentiras al servicio de los intereses privados de los oligopolios del poder económico y político de cada lugar y a nivel mundial.

Sucedió con la guerra de agresión y destrucción de Iraq, Libia o Siria; sucede ahora con la intervención en Venezuela, como siempre ha sido contra Cuba. EEUU, el imperio al que todos rinden pleitesía, esté Bush, Obama o Trump, bloquea y arruina económicamente un país e interviene militarmente o hace intervenir a sus esbirros para volver a dominar y saquear sin límites América Latina como hizo en su momento en Chile con Pinochet, en Argentina con Videla, en Brasil, Uruguay….., con sus respectivos tiranos.

Y, ahora, lo intenta realizar al nuevo estilo golpista, procurando evitar hasta donde le sea posible las bombas y los tanques, convirtiendo al enemigo a abatir en un monstruo que inspire a la mayoría de la sociedad repugnancia y deseos de liquidar y hace exclamar a una persona como la alcaldesa de Madrid, que está, o debería estar documentada, que “Venezuela es una dictadura horrorosa”. Exactamente, se hizo así en Iraq, Libia y Siria y no van a tener escrúpulos de ningún tipo para hacerlo en Venezuela. 

No quisiera terminar sin recordar aquellas otras palabras de Martin Luther King: “Debemos aprender a vivir juntos como hermanos o perecer juntos como necios”, expresión diáfana de la imprescindible necesidad y urgencia de abordar las relaciones internacionales en sus diversas situaciones de la única forma posible: sin bloqueos y boicots criminales para vencer por hambre, como ya hacía el imperio romano, sin guerras ni intervenciones golpistas, respetando las leyes internacionales, la independencia y soberanía de los Estados y potenciando el diálogo y el acuerdo entre posturas diferentes.

Pero, vista la decisión tomada por los EEUU del actual energúmeno del capital, Trump, quiero terminar con un llamamiento a hacer todo lo posible para denunciar y movilizarse frente al nuevo acto de agresión criminal contra Venezuela, Nicaragua, Cuba y toda América Latina.

Intentar que la política atienda a las necesidades de la gente para que la gente aprenda de nuevo a tomar en consideración la política y a utilizarla como el más eficaz instrumento para cambiar y mejorar las cosas en la economía, en los derechos humanos, en la solidaridad y la paz entre personas y pueblos. Queda dicho en estos días en que después de la convocatoria electoral se oyen los mismos ecos repetitivos y cansinos de las políticas caducadas.

(Miércoles, 20 de febrero de 2019)

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

1 comentario de “La sagrada troika no cesa en su maldad

  1. Koldo
    26 febrero, 2019 at 1:26

    La derecha, consecuente con su doctrina de servir al poderoso y aplastar al debil.
    Del PSOE nada se puede esperar… otra traicion más, y van …
    Y a la izquierda … no se la oye.
    Pablo, Pablo … tanto que te gusta hablar …
    Al final solo recordaremos “… el silencio de nuestros amigos …”

Los comentarios están cerrados