César Jara: Casas de juego: El nuevo opio del pueblo

enCandela

César Jara||Periodista

En los últimos meses, las televisiones privadas, radios y periódicos se han llenado de publicidad de plataformas de juego “on line”, a la par que los barrios de clase obrera de todas las ciudades españolas se han llenado también de casas de juego.

Si en la década de 1980 la heroína corrió locamente por las calles y enganchó a miles de personas, especialmente entre la juventud de las clases humildes, llevando la muerte, la desgracia y la ruina moral y material a otros tantos hogares de la época, hoy el nuevo opio del pueblo es el vicio del juego rápido y embaucador de esos cientos de locales, en donde son atrapadas miles de personas, la mayor parte gente trabajadora y sin apenas recursos, mucha juventud e incluso adolescencia.

No veo respuesta alguna ante esta enorme promoción del vicio y la alienación por parte de las autoridades estatales ni autonómicas, ni oigo a ningún dirigente de partido decir nada.

Es vergonzoso e indignante ver cómo la ludopatía se extiende, más allá de la tradicional y gran afición en este país a las diversas loterías y quinielas, y mientras que se prohíbe la publicidad del alcohol y el tabaco en medios de comunicación social y espacios públicos, esta epidemia no tiene ninguna traba ni control, para regocijo de las grandes empresas capitalistas, muchas de ellas multinacionales, que incrementan de forma millonaria su negocio.

Algunos amigos míos comprometidos en la lucha social hablan sin dudarlo de una campaña consentida, para mantener a amplias capas de la población, mayormente clase obrera, en el letargo, adormecida y amorfa ante las grandes desigualdades sociales y retrocesos en derechos de todo tipo que estamos sufriendo en los últimos diez años.

En todo caso, creo urgente ponerle coto a este desatino y exijo a los candidatos de las fuerzas de izquierdas, en los próximos comicios, que se mojen y que denuncien esta nueva forma de opio del pueblo y que se arbitren medidas radicales para eliminar esta lacra social que tanto daño y sufrimiento está causando ya a miles de familias en toda España.

De no ser así, quedaría patente que estamos en una sociedad enferma y carente de los mínimos valores y principios necesarios para la convivencia y su mera supervivencia moral, algo a lo que no deseo resignarme nunca.

Antes, me exilio.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

2 comentarios de “César Jara: Casas de juego: El nuevo opio del pueblo

  1. Julio
    25 marzo, 2019 at 18:01

    Muy cierto. No sólo se debe controlar su publicidad sino que se debe combatir para que desaparezcan

  2. Joaquín Crespi
    1 abril, 2019 at 18:50

    És un elemento más de control: mantiene a los pobres con esperanza de premios, los empobrece más y mas; la culpa, a efectos sociales, recae sobre el infeliz que, movido por su ambición e ignorancia o desesperación, cae en esta red creada por auténticos carroñeros sociales y por gobiernos condescendientes puesto que beneficia sus intereses.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *