César Jara:El feminismo salva a la socialdemocracia

enCandela

César Jara II Periodista

No voy a intentar hacer ahora, es pronto y resulta complejo, un gran análisis del resultado de las pasadas elecciones, ni de los diferentes escenarios que se abren ante la formación del próximo gobierno, que supongo que Pedro Sánchez y la dirección del PSOE prefiere esperarse a que se celebren las elecciones locales, autonómicas y europeas, para no provocar distorsiones entre sus actuales votantes.

Quiero resaltar lo que considero el principal factor del éxito en las urnas que ha obtenido el PSOE: se trata del voto prestado, muchas veces con reticencias, de una gran parte de las mujeres más concienciadas y organizadas, del voto del movimiento feminista que ha realizado una enorme campaña en las redes sociales para frenar el auge del fascismo, Vox, y las derechas reaccionarias, que podrían haber supuesto un ataque desmesurado a sus libertades y derechos conquistados en los últimos tiempos, en las gigantescas movilizaciones sociales llevadas a cabo estos dos últimos años.

Pedro Sánchez y sus asesores sabían bien la sensible preocupación del colectivo feminista y han transmitido adecuadamente el mensaje del miedo, que ha calado profundamente y ha sido decisivo, dentro del amplio y heterogéneo movimiento y del conjunto de los sectores de izquierda, lo que ha perjudicado en las urnas otras opciones como la de Unidas Podemos, desnortada, contradictoria y sin unos principios ideológicos claros y firmes.

Ahora, Pedro Sánchez debe ser consciente de la deuda contraída y pagarla al movimiento feminista lo antes posible, sin demora y sin escatimar medidas urgidas por millones de mujeres.

No basta con gestos y postureos, como que la vicepresidenta del gobierno en funciones, Carmen Calvo, haya acudido a votar ataviada con una camiseta reivindicativa; el movimiento exige, por ejemplo, y ha convocado ya marchas al respecto, una ley integral contra la prostitución y la trata de mujeres con fines de explotación sexual, así como acabar con la industria pornográfica y cerrar los burdeles.

Pero quedan también otras demandas sociales y de género planteadas en la reciente movilización del día 8 de marzo, el día internacional de la mujer trabajadora, y que el próximo gobierno socialista debe atender con premura, si no desea que se le revuelva el voto, el apoyo social y la calle.

El miedo al fascismo, impulsado desde el PSOE, no es más que una coyuntura para ganar las elecciones, pero millones de mujeres, y de hombres, no perdonarían otro engaño o decepción, como la tentación de buscar el apoyo o el pacto con la derecha liberal que supone Ciudadanos, que es lo que el gran capital, los poderes fácticos, quieren conseguir.

La lucha sigue, en las calles y en las redes sociales y en las instituciones.

¡El fascismo no pasará!

¡Pedro, no nos mientas ni engañes!

Ya hablaré en otro artículo de la penosa situación de la izquierda desnortada y acomplejada que no cuestiona el régimen y aspira a ocupar el puesto de la vieja socialdemocracia.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.