Dos fechas: 4 de abril de 1931, IIª República Española. 3 abril de 1979, democracia parlamentaria

Francisco Frutos Gras||

Ex Secretario General del PCE||

Estos dos días no tienen la misma significación y trascendencia política, pero sí son elementos muy importantes de nuestra historia y forman parte de nuestra vida, para lo bueno y para lo malo.

El 12 de abril de 1931 se produjeron las elecciones municipales y el 14 se proclamó la IIª República Española. Fue la culminación de un proceso en el que había fracasado la monarquía constitucional de Alfonso XIII y la Dictadura de Primo de Rivera apoyada por el rey, produciéndose la dimisión del general el 28 de enero de 1930 y el nombramiento por el rey de Dámaso Berenguer, otro general, como Presidente del Consejo de Ministros.

El 17 de agosto del mismo año Alianza Republicana convocó a todos los partidos republicanos que aprobaron lo que se conoce como el Pacto de San Sebastián con el objetivo de acabar con la monarquía y proclamar la república. En octubre se suman al pacto PSOE y UGT. El gobierno de Berenguer, conocido como Dictablanda, último intento de mantener la monarquía, con un Alfonso XIII que quería aparentar haber sido siempre constitucional, fracasó totalmente.

El 12 de diciembre la guarnición de Jaca, al mando de los capitanes Fermín Galán Rodríguez y Angel García Hernández, se sublevó contra la monarquía proclamando la República, rebelión que fue sofocada, siendo juzgados el 14 del mismo mes los dos capitanes, condenados a muerte y fusilados de inmediato. Fueron los primeros mártires de la IIª República Española y su sacrificio aceleró la descomposición de la monarquía y la llegada de la república. Dimitió el gobierno de Berenguer y el rey nombró al almirante Juan Bautista Aznar como nuevo Presidente del Consejo de Ministros, quien gobernó de febrero a abril de 1931.

Ante la victoria el 12 de abril de las organizaciones republicanas en las elecciones municipales la suerte estaba echada para la monarquía. Se proclama la IIª República Española el 14 de abril, y, ante el fracaso del intento del conde de Romanones de llegar a un acuerdo con los republicanos, él mismo le plantea al rey que abandone España, lo que este hace de forma inmediata. Se forma un gobierno provisional presidido por Niceto Alcalá Zamora, que, posteriormente, sería Presidente de la República de 1931 a 1936.

El 15 de abril se ponen en marcha una serie de medidas contenidas en el Pacto de San Sebastián referentes a reforma agraria, libertad de culto y creencias, aumento gradual de libertades individuales y sindicales, respeto a la propiedad privada…El nuevo gobierno tiene que enfrentarse inmediatamente a dos problemas: a la proclamación de la república catalana, que se derivó a la aprobación de un estatuto de autonomía, y al anticlericalismo.

Se aprueba la Constitución republicana, que con la participación en su elaboración de Manuel Azaña da un giro a la izquierda, destacando la renuncia a la guerra en su artículo 6 y el desarrollo de políticas sociales y de los derechos de la mujer. Se convocan las elecciones a Cortes Constituyentes el 28 de junio en la primera fase, concluyendo el proceso el 8 de noviembre. En octubre se aprobó el voto para la mujer pero no entró en vigor hasta el 19 de noviembre de 1933. Aquí lo dejo ya que quería solo enmarcar el momento histórico de la proclamación de la IIª República Española y el resto es bien conocido.

Paso seguidamente a hablar de otro momento de nuestra historia que, sin tener la trascendencia del anterior por lo que aquel representó y los acontecimientos que desencadenó en un momento en el que España intentó enterrar las miserias políticas y sociales que representó el régimen monárquico, tanto en su vertiente constitucional como dictatorial, mientras en Europa y en el mundo crecía y se imponía el fascismo.

Muerto Franco casi cuatro años antes, celebradas ya las primeras elecciones generales con el triunfo de UCD, tocaban municipales. Se produjeron el 3 de abril de 1979 con la participación de 16.621.868 de personas, el 62,51 del censo. Ganó UCD con 5.018784 millones de votos, 30,63 %; seguido del PSOE con 4.616.131, 28.17 %; el PCE 2.139.673, 13,06 %; una candidatura independiente 1.661.664, 10,14 %; CiU 504.832, 3,08 %; PNV 357.917. No cito a otros partidos, desaparecidos como el PSA, o por no representar ningún cambio en la relación de votos.

El PCE se presentó con la consigna electoral “QUITA UN CACIQUE, ELIGE UN ALCALDE”, “ENTRA EN EL AYUNTAMIENTO”, “VOTA PCE”, obteniendo una representación municipal que le permitió fortalecer y consolidar el trabajo político que siempre había realizado a nivel popular, clandestinamente en plena Dictadura y abriendo espacios de intervención a pesar de ésta, y ya con presencia en el Congreso, después de las primeras elecciones democráticas de 1977 en las que obtuvo 20 diputados.

Valga esta sucinta información para hacer constar que con lo acontecido políticamente en 1977 y posteriormente en abril de 1979 quedaba meridianamente claro que no se había producido un cambio parecido al que se produjo con el fin de la monarquía de Alfonso XIII y la proclamación de la IIª República Española. No hubo una correlación de fuerzas favorable a un proceso constituyente ya que el PCE, CCOO, y algunos grupos políticos minoritarios, los más realmente activos socialmente, no tenían la capacidad para hacerlo.

Se había pactado con los sectores más abiertos procedentes del franquismo un proceso democrático, lo que se conoce como “la transición democrática”, que puso en marcha todo el engranaje político para el funcionamiento de una democracia parlamentaria, con una Constitución democrática que recogía aspectos importantes de las reivindicaciones obreras y populares defendidas durante la lucha antifranquista.

Aspectos relacionados con los derechos económicos y sociales, con las libertades sindicales y políticas y con la concreción de reivindicaciones políticas de autonomía para lo que se configuró en la Constitución como “nacionalidades históricas”, en referencia a Catalunya, Euzkadi y Galicia. Derecho a la autonomía que se hizo extensible a todas las regiones conformando la España autonómica.

El proceso posterior es conocido por los que lo conocen y no lo manipulan y es tergiversado groseramente por muchos de los que no habían nacido y no se enteran de nada y también por los que teniendo edad para conocerlo no hicieron nada entonces contra la Dictadura, y ellos, algunos activos o pasivos colaboradores del franquismo, y los ahora descendientes y herederos teóricos de sus ideas, se han lanzado al monte de la descalificación del período actual por franquista, y/o del nacional-secesionismo con la excusa de que España les roba.

De la antigua izquierda o de lo que queda de ella, PCE, y posteriormente PCE- IU-Unidos Podemos….mejor no hablar. Del PSOE, la izquierda socialdemócrata, ahora social liberal, qué decir, se ha situado en el posibilismo más dócil del neoliberalismo económico y de las guerras para defender “derechos humanos” y “libertades”.

Y este es el panorama que he intentado describir: un momento republicano y social histórico liquidado por el fascismo y un momento complejo en el que la democracia parlamentaria actual tiene que actualizarse y la izquierda tiene que construirse de nuevo. Una izquierda que además de luchar hoy por los derechos económicos, sociales y laborales más vulnerados, tiene que ir definiendo y avanzando hacia un horizonte republicano, socialista y solidario. Que la celebración de este próximo aniversario de la proclamación de la IIª República Española, el próximo día 14, y el pasado 40 aniversario de las primeras elecciones municipales, sirva para avanzar con tanta prisa como sea posible y sin pausas.

(Publicado en La República.es, el 5 de abril 2019).

Algunos elementos para la actualización de la memoria histórica

Además de continuar reivindicando y exigiendo la recuperación plena de la memoria histórica  vívida y sufrida bajo el franquismo por tantas mujeres y tantos hombres y de trabajar para que ello sea lo antes posible, vamos a introducir nuevos elementos a considerar. 

Para ello arranco de un hecho criminal y dramático, ya histórico, a pesar de haberse producido hace solo 16 años. Hablo del asesinato de José Couso, el cámara-periodista asesinado en Iraq por las tropas  terroristas de EEUU, cuando un tanque de éstas, sin ninguna agresión, provocación ni motivo, disparó contra el Hotel Palestina en el que estaban instalados los periodistas que cubrían la guerra. El Hotel no era una trinchera, ni había francotiradores en él, sino un espacio civil para alojarse, desde el que no se agredía ni provocaba a nadie.

Los agresores, como ha quedado meridianamente claro en la historia, aunque la Corte Penal Internacional de eso no ha dicho ni mu, fueron los EEUU y sus socios de guerra y crimen, basándose en la gran mentira de las armas de destrucción masiva en posesión de Iraq y del apoyo al terrorismo por parte de Sadam Husein y su gobierno. Centenares de miles de personas fueron asesinadas por los bombardeos y la violencia armada. Y entre ellas, José Couso y otros periodistas instalados en el Hotel o informando desde los campos de batalla.

Pues bien, esta mañana ante la embajada de EEUU ha quedado de nuevo claro que el asesinato de José Couso permanece en la  impunidad y que de ello son responsables y culpables el gobierno de EEUU, en primer lugar, y todos los gobiernos que protegen a los criminales, tal como denunciaron Sabela y Bárbara, las hermanas de José y su madre María Isabel Permuy en sus sentidas y claras intervenciones. En España, la responsabilidad recae sobre los gobiernos del PP y del PSOE y los partidos que aprobaron la política de impunidad, tal como les exigía el amo norteamericano.

Lo que acabo de decir es memoria histórica reciente. Vamos a continuar hablando de algunos otros aspectos de  la memoria histórica, o más bien de los olvidos sobre determinados aspectos de la historia que parecen no interesar a nadie. También de los conocidos policías hermanos Badía, creadores de las milicias paramilitares de corte fascista catalanas y de Josep Dencàs, máximo dirigente de Joventut d´Esquerra Republicana-Estat Català, un racista nazional-socialista, lider del fascismo catalán y Consejero de Interior  cuando el golpe de Octubre de 1934. Fracasado éste, se exilió en la Italia de Mussolini con la cual había excelentes relaciones políticas por su parte y por parte de algunos otros nacionalistas.

Y debemos hablar de ello porque de aquello polvos vinieron estos lodos, ya que Puigdemont y Torra, entre muchos otros nazional-secesionistas, no solo defienden su legado político en la teoría y en la práctica, sino que les rinden homenaje oficial cada año y les ponen  placas en su memoria. Y hete aquí, que ahora nos volvemos a encontrar con la peligrosa aventura de los patéticos y cómicos descerebrados, que ni tienen memoria democrática ni les interesa tenerla ya que la que les interesa defender es la memoria de historietas inventadas sobre 1714, una concepción identitaria racista sobre la raza pura catalana y su inteligencia superior y el “España nos roba” para justificar los recortes sociales y el enriquecimiento de algunos robando a la mayoría.

Lo más grave de la cuestión es que engatusan a muchos incautos, crédulos, desinformados y también oportunistas que viven del cuento, que de todo hay en la viña del señor, a  pesar de hacer y decir cosas que no se las creerían ni los niños de párvulo adoctrinados al estilo de las organizaciones juveniles del régimen franquista. Y así con ello, impulsan al nazionalismo españolista de  VOX , la extrema derecha engordada por estas y otras cosas.

En línea con lo precedente, también debemos recuperar la memoria sobre lo que representó el contubernio del PNV, buscando secretamente un acuerdo vasco con Franco a espaldas de la república, o qué se pretendía en las relaciones con los EEUU después de la guerra civil,  haciendo de espía a su servicio y congraciándose con la peor política de EEUU. La CIA tuvo a nacionalistas vascos de espías hasta finales de los 60, utilizándolos para infiltrar en las organizaciones de la izquierda latinoamericana, e incluso para espionaje en los antiguos países comunistas.

Leer el libro escrito por Manolo Vázquez Montalbán sobre el nacionalista vasco Jesús Galíndez, secuestrado en Nueva York  y asesinado por orden del dictador de la República Dominicana, Leónidas Trujillo, puede contribuir a aclarar algunas cuestiones que parecen ficción. Actitudes permanentes que pueden tener una continuación con la potencia imperial norteamericana en relación a ETA y su terrorismo mezclado y liado con aquella filosofía de Xabier Arzallus que se sintetiza en una frase suya reflejada en el acta de la reunión entre HB y el PNV, en abril de 1990: “No conozco ningún pueblo que haya alcanzado su liberación sin que unos arreen y otros discutan; unos sacuden el árbol, pero sin romperlo para que caigan las nueces y otros las recojan para repartirlas”, frase que expresa con claridad la coincidencia de objetivos entre HB-ETA y el PNV en aquellos momentos. 

Muertos, heridos, víctimas de ETA, enfrentamientos, odios y división que aún pervive en Euzkadi, y la repercusión negativa que tuvo su actuación entonces y durante mucho tiempo en la política española, reforzando las ideas más conservadoras y reaccionarias y amordazando a la izquierda. Algo que continuará pasando, aumentando ahora los votos a VOX, después de la moción presentada por Bildu en el parlamento vasco, aprobada con los votos del PNV y del PSOE. 

Y, siguiendo con la memoria histórica, no podemos dar por zanjada como si no se hubiere producido, la intervención del gobierno del PP, o sea de España, con Aznar en primera fila, en la guerra de Iraq; ni la de los dos partidos gobernantes, PP y PSOE, en los 10 años de guerra en Yugoslavia, entre 1991 y 2001, con Javier Solana de Secretario General de la OTAN; ni tampoco la intervención criminal en Libia de la OTAN, con la participación de España, gobernada entonces por el gobierno de Rodríguez Zapatero, y el  consenso de practicamente  todos los partidos. Y para no agotar el tema, el apoyo a la intervención a la guerra de agresión terrorista contra Siria, guerra  que todavía dura alargando el sufrimiento. 

Consecuente con todo lo expresado, una izquierda que realmente actúe como tal debe fundamentarse en principios y valores incuestionables que, a mi entender, han quedado claros en estas breves notas. La memoria histórica de la izquierda debe recuperar plenamente el sentido de la paz contra la guerra en cada acción o palabra; rechazar todo tipo de nacionalismo y basarse en el internacionalismo solidario, luchando por la unidad de los trabajadores en cada país y en el mundo; tener  la libertad y la democracia no como conceptos abstractos manipulables y válidos para todo el mundo en cualquier circunstancia y para cualquier política, sino como instrumentos concretos para la participación y capacidad de decidir sobre la economía, la política, los derechos sociales y humanos basados en la justicia social, la igualdad, la lucha contra la discriminación y violencia a la mujer, el avance hacia una fraternidad humana real y la defensa radical de la tierra como lugar habitable. 

Está claro, o debería estarlo, que con todo lo dicho, en España y en el mundo el socialismo como alternativa política más razonable a la solución de los problemas y a la construcción de una sociedad más justa, debe estar siempre en nuestro horizonte. Formar parte incuestionable del ADN de nuestra memoria histórica, con voluntad de construir un futuro digno para todas las personas y pueblos.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *