Julián Arroyo Pomeda: Sin perspectiva teórica

enCandela

Julián Arroyo Pomeda ||Catedrático de Filosofía de Instituto

 

[…] no es culpa de la teoría si esta es poca cosa para la práctica, sino de que hay poca teoría […]. Kant.

Entiendo aquí por teoría un conjunto de ideas lógicamente organizadas que permiten entender y explicar un acontecimiento. Esto es lo que ahora me interesa, sin necesidad de otras precisiones académicas.

Me contaba hace unos años un buen amigo, dedicado entonces, principalmente, a la política, que al líder de su partido no le gustaba que le pusieran en las intervenciones de los mítines detrás de él, porque eran dos estilos manifiestamente distintos. Mi amigo dedicaba su intervención a comentar un punto determinado del programa de su partido para hacérselo comprender a los que asistían al encuentro. Lo hacía tan detalladamente y con tanta paciencia que, al final, acababan entendiendo. Sólo en ese momento le aplaudían. El otro, en cambio, lanzaba titulares con voz potente y sonora, uno tras otro. Después callaba un momento, buscando el aplauso. Así una y otra vez, gesticulando para ironizar y reírse de unos y otros. El público lo pasaba bien y hasta le increpaba para que no dejara de dar caña a los enemigos políticos. Uno se dirigía al intelecto y el otro al mundo de las emociones.

He recordado esta anécdota mientras veía los programas de dos formaciones políticas antagónicas, por otra parte. Coincidían en la atención a lo emocional, pero carecían de teoría. Se trata de Podemos y Vox. Recojo algunos puntos para ilustrar mi posición.

Podemos pide prohibir la mercantilización del agua (punto 6), rehabilitar 500.000 viviendas al año (punto 9), desarrollar nuevas tecnologías de baterías en España (punto 11), factura de luz más barata y justa (punto 27), intensificar la lucha contra los incendios (punto 29). Además, exige una Constitución decididamente feminista (punto 44), crear una asignatura de feminismos (punto 50), atención a la dependencia (punto 58), jornada laboral de 34 horas semanales (punto 59), digitalizar la Administración y reducir la burocracia (punto 88), luchar contra los paraísos fiscales (punto 106), atrancar las puertas giratorias en la política (punto 106), derecho de sufragio a partir de los 16 años (punto 21), recuperar los bienes inmatriculados por la Iglesia (punto 125), libertad para morir dignamente (punto 126), nuestra gente antes que las casas de apuestas (punto 127), cero muertes en el Mediterráneo (punto 132), hacer justicia a nuestra memoria histórica (punto 148), estabilizar los contratos indefinidos (punto 152), acabar con el fraude de las horas extras (punto 155), fin de los falsos autónomos (punto 160), revalorización de las pensiones (punto 179), alquiler estable, asequible y seguro (punto 189), frenar la mercantilización de la sanidad (punto 202), reducir la lista de espera en los hospitales (punto 203), dentista gratuito (punto 204), gratuidad real en la educación obligatoria (punto 211), reducir los conciertos educativos a las escuelas segregadoras por sexo (punto 217), impuesto para las grandes fortunas (punto 237), impuesto a la banca (punto 241), eliminar la exención del IBI de la Iglesia (punto 248), la España vaciada, primero (punto 252), resolución del conflicto catalán (punto 256).

No negaré que todo esto interesa, pero se trata siempre de casos puntuales y concretos que suceden en el momento. Como esto no se podrá resolver en cuatro años, habrá que insistir en lo mismo en el próximo programa. ¿Donde está la teoría que permita encajar los nuevos casos que podrían presentarse? Creo que no hay perspectiva general política. El cortoplacismo se impone en la búsqueda del voto. No veo ideas sólidas, que hayan ido depurándose con el tiempo.

Vayamos a VOX. De entrada, tropezamos con la suspensión de la autonomía catalana (punto 1), supresión de las policías autonómicas (punto 5), un Estado unitario (punto 6), devolución de Gibraltar (punto 7), supresión del concierto económico vasco y el convenio navarro (punto 10), supresión de cuotas en las listas electorales (punto 12), deportación de los inmigrantes ilegales (punto 14), cierre de mezquitas fundamentalistas (punto 23), muro infranqueable en Ceuta y Melilla (punto 26), suspender el espacio Schengen (punto 33), drástica reducción del gasto público (punto 35), rebaja radical del impuesto sobre la renta (punto 39), menos impuestos y costes regulados en la factura de la luz (punto 45), eliminación del acceso gratuito a la salud para inmigrantes ilegales y copago para todos los residentes legales que no tengan diez años de permanencia (punto 59), cheque escolar (punto 61), exámenes de control a nivel nacional al final de los niveles primario, secundario y bachillerato (punto 64), protección de la tauromaquia (punto 67) y de la caza (punto 68), defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural (punto 75), prohibición de los vientres de alquiler (punto 80), eliminación del jurado (punto 95).

En fin, hay pocas propuestas, predominando las de carácter negativo, son demasiado dependientes de lo inmediato, se dejan llevar por el populismo, carecen de perspectiva de futuro. No existe teoría política, sólo interesa lo que ocurre en cada momento. Sus proyectos están en la línea de ‘leña al mono’. Esto puede funcionar claro, porque la gente más sencilla lo entiende, porque todo es puro flash. Surge un problema, pues se soluciona, levantando un muro, por ejemplo, pero las cosas no son tan simples, ni tan fáciles.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *