Jesús Pichel :No es casual, sino causal

enCandela

Jesús Pichel || Profesor de Filosofía

https://alomosdeunapantera.blogspot.com

Para el día 23 estaba previsto un debate electoral en una televisión privada con los cinco líderes de PSOE, PP, UP, C´s y Vox, pero por decisión de la Junta Electoral parece que al final Vox será excluido. Iban a debatir Pedro, Pablo, otro Pablo, Albert(o) y Santiago, candidatos todos ellos a la presidencia del gobierno. Podía haber dicho que el debate será entre Sánchez, Casado, Iglesias, Rivera y Abascal, que parece que es lo mismo, pero no lo es.

Sin duda, todos ellos están por sus propios méritos donde están, pero es llamativo que esos méritos no los tengan las Petras, Paulas, Paolas, Albertas o Santiagas que militan en sus respectivos partidos. Ni una sola. Parece que se hayan tomado al pie de la letra el tergiversado gag de Groucho —detrás de un gran hombre hay una gran mujer—y reservan para ellas, en el mejor de los casos, la segunda posición, detrás del cabeza de familia —del partido, quiero decir.

Cierto que algunas mujeres ocupan los primeros puestos en algunas listas de provincias —así, en cursiva— y que la mayoría de las listas están en cremallera o casi, pero las listas fetén, las que encabezan quienes aspiran a presidir el gobierno se abren en masculino —salvo en tres pequeños partidos (PACMA, PH y Recortes Cero), aspirantes a conseguir algún escaño, pero no más.

Recordemos: han sido Presidentes de Gobierno un Adolfo, un Leopoldo, un Felipe, un José María, un José Luis, un Mariano y un Pedro. Una Teresa, una Soraya y una Carmen han sido vicepresidentas, y una Elena vicepresidenta segunda. El próximo gobierno está aún por ver, pero todo apunta a que su nombre termine en o.

Todo esto no es casual, sino causal; no es resultado del azar, sino de la ancestral forma patriarcal y androcéntrica de entender el poder y las estructuras que lo sostienen.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *