Tras el 28ª, habrá que negociar

enCandela

Jesús Pichel||Profesor de Filosofía||

A poco menos de un mes de las elecciones del 28A no creo que ningún partido ni siquiera sueñe con obtener en solitario la mayoría absoluta en el Congreso de los Diputados —y Diputadas— para investir sin problema como Presidente del Gobierno a su candidato. Por mucho que las encuestas y los sondeos fallen, no fallan tanto como para soñarlo.

Y en todos esos sondeos, hoy por hoy, dan por bueno que el PSOE ganará las elecciones, favorecido por la fragmentación de la derecha —Ciudadanos, Partido Popular y Vox, su hijo putativo— y la significativa bajada de Unidas Podemos. Aún así, tras la experiencia de Andalucía, no deberían los de Sánchez echar las campanas al vuelo ni dar por ganadas las elecciones de antemano.

Sin mayoría absoluta, el objetivo de todos será sumar los apoyos necesarios para tener al menos una mayoría suficiente en segunda vuelta y formar gobierno. Y parece que es ahí donde va a haber más problemas: quién pacta con quién o con quiénes.

La pérdida de escaños de Unidas Podemos que prevén las encuestas, si bien parece que favorece al PSOE, sin embargo pone difícil alcanzar la mayoría de izquierda necesaria para gobernar: nada se gana en el conjunto si lo que pierden unos es lo que ganan los otros. Y otro tanto pasaría con las tres derechas si el PP perdiera lo que Ciudadanos y Vox ganasen. Además, la posibilidad de pacto entre PSOE y C´s ya se encargó Rivera de bloquearla —salvo nuevo cambio de criterio.

Si todo ocurriera así el 28A, de nuevo los partidos nacionalistas —como en 1993 en la investidura de González, en el 96 en la de Aznar, en 2008 en la de Zapatero y en 2018 en la de Sánchez— tendrían la llave de la investidura y con algún o algunos de ellos habrá que negociar. Y no parece que ni PP, ni C´s ni Vox estén en condiciones ni siquiera de intentarlo, ni que los partidos nacionalistas los aceptaran.

Si dieran los números y fuera factible, quizá la suma de PSOE, UP y el PNV de Urkullu —que intermedió bien en el problema catalán— pudiera ser la solución.

https://alomosdeunapantera.blogspot.com

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *