¿Desapareció el Padrino?

Francisco Frutos Gras||

Ex Secretario General del PCE

Parece que Jordi Pujol Soley ha sido engullido por las covachas de la Generalitat nazional identitaria que, poco a poco y con la inestimable colaboración de los catalanes de pura cepa y de los “xarnegos” al estilo Rufián, reciclados de su anterior postración humana y social por parte de los catalanistas de pro, lo han amnistiado de todos sus múltiples y largos robos convirtiéndolo en “el nostre lladre”. 

Ahora es un padrino doméstico que continúa acompañado de la inefable Ferrusola, aquella mujer que cuando se cansaba de que sus hijos solo encontraran niños que hablaban castellano en los juegos infantiles se subía a una avioneta y saltaba en paracaídas para airearse del mal olor charneguil. Yo sé que hay mucho estómago agradecido o que busca una ocasión para serlo y por ello encuentro cada vez más natural algo de lo que no fui consciente durante muchos años y a lo que contribuí a desarrollar con mi actitud activa o pasiva. 

Yo nunca tuve nada en particular contra Jordi Pujol, le conocía porque a veces se pasó por alguna reunión de la “Assemblea de Catalunya” para testimoniar la presencia nacionalista en una plataforma antifranquista ya que el nacionalismo en la lucha social y en la calle no pintaba nada, ni estaba ni se le esperaba.

En las primeras elecciones autonómicas catalanas de 1980, fue elegido President de la Generalitat con los votos de CiU, 43 diputados y el 27,83%; Unión Centrista-UCD, 18 diputados, 10,61%; ERC,14 diputados, 8,90%, una ERC que, al mando de Heribert Barrera, no se equivocó ni un milímetro votando con la derecha a la cual ha pertenecido siempre.

Por el lado de la izquierda de entonces, el PSC con 33 diputados y el 23,43%; el PSUC 25 diputados y el 18,77%. Si ustedes cuentan a los que se presentan como izquierda y lo son, aún sea solo un poquito, se darán cuenta de que PSC+PSUC+ERC eran mayoría absoluta para elegir un presidente, del PSC por ejemplo, y gobernar con programas más a la izquierda.

Pero no, salió elegido Pujol con los votos de la derecha y de ERC y estuvo 23 añitos de presidente-cacique. Y conste que yo entonces, por mis responsabilidades políticas, trataba con él como President de La Generalitat y le respetaba como representante de la institución, aunque, a muchos años vista, reconozco que con la derecha él estaba construyendo ya su tinglado cultural y político nazional-secesionista sin darnos cuenta, mientras con la mano izquierda robaba todo lo que podía.

Me acuerdo de una anécdota ocurrida en Santa Coloma de Gramanet: Unos vecinos se manifestaban en un barrio popular, o sea, habitado por “xarnegos”, porque carecían hasta de agua corriente. Pasó Pujol por allí para inaugurar una ruta senderista y le tiraron alguna piedra. Pujol bajó del coche, se encaró con ellos y les hizo callar. A un obrero llamado Gabriel que quería hablar y explicar por qué se manifestaban le hizo callar terminantemente con un “Cállese. Yo le daré la palabra. No le corresponde ahora”. Como un verdadero cacique ante el peón.

Termino. Debemos agradecer que Jordi Pujol y lo que representa haya sacado del ostracismo más profundo al nazional-españolismo más franquista. Así ya tenemos movida reaccionaria por todas partes para que no decaiga. Y, mientras, repito, el Padrino se ha esfumado con sus dineritos largamente acumulados. 

Aznar pide guerra en Venezuela ya. ¿Y Casado?

Yo supongo que ya estará buscando  formas concretas de intervención para ofrecérselas al resto de belicistas. A Aznar le sale la basura de extrema derecha de forma natural a la que abre la boca, pestañea o se mueve.

Es el canalla de los pies en la mesa rendido ante Bush y nervioso por bombardear Iraq, repitiendo como un loro aquello de “las armas de destrucción masiva y el apoyo al terrorismo” por parte de Sadam Husein y su gobierno. Fue aquella acción montada sobre la gran mentira que destruyó un país con un importante desarrollo social y cultural, asesinó a centenares de miles de personas y fue el inicio de la destrucción de toda una región para controlarla y quedarse con el botín de sus riquezas.

Y Aznar continúa en la misma posición bélica reaccionaria, al son que marcan Trump y su equipo de terroristas de estado, siempre de acuerdo con los regímenes feudales de Arabia Saudí, Emiratos Árabes y demás socios de fechorías. Y mucho más después de que estos hayan fracasado en Siria, a pesar de la muerte y destrucción que han sembrado ellos y sus terroristas yihadistas. 

Veremos si Aznar es seguido en sus vertientes más reaccionarias y bélicas por el inefable Pablo Casado, su joven aprendiz de tiranuelo, el hombrecillo capaz de vaciar de votos el PP en su emulación de VOX y en su disputa con Cs. Después de la guerra de Iraq, y ante la evidencia urbi et orbi de los crímenes cometidos por los EEUU y lacayos, mintiendo como bellacos para cometer un bárbaro genocidio, en España un grupo numeroso de personas, constatando que la llamada Corte Penal Internacional no iba a intervenir contra los criminales, ya que es un miserable instrumento de los poderes neoliberales, fábricas de armamentos y la OTAN, decidimos denunciar a Aznar como criminal de guerra ante las autoridades judiciales.

Al final de un largo proceso de recogida de firmas y denuncias entregadas a la Audiencia Nacional, ésta nos comunicó, prácticamente en los pasillos para que no contaminásemos las dependencias, que no había causa, que Aznar, a pesar de ser un bellaco, embustero y cómplice del crimen, no era culpable de nada. 

No os extrañe, pues, que el Aznar que se tomaba “cafelitos” con los grandes líderes políticos mientras contribuía a la destrucción de un país, vuelva a las andadas cuando le da la gana. No pasa nada.

(Jueves, 9 de mayo de 2019)

     

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *