El empleo basura según la candidata Díaz Ayuso

enCandela

Jesús Pichel||

Profesor de Filosofía||

https://alomosdeunapantera.blogspot.com

Yo prefiero que haya empleo a que no haya empleo, luego a mí cuando empiezan a hablar de empleo basura me parece ofensivo para la persona que a lo mejor está deseando ese empleo basura, que lo necesitaba, y que le está dando oportunidades para corregir problemas que tenía”. Eso dijo literalmente Isabel Díaz Ayuso, que encabeza la candidatura del PP para la Comunidad de Madrid, en la entrevista que le hizo Constantino Mediavilla en el programa Terraza de Gran Vía.

Da vergüenza tener que explicar a Díaz Ayuso, que quiere ser presidenta de la Comunidad de Madrid —que es mi Comunidad— que nadie quiere un empleo basura; que lo que cualquier trabajador quiere es un empleo digno, con un sueldo digno y unas condiciones de trabajo dignas; que si alguien acepta ese tipo de empleos no es porque lo esté deseando, sino porque no hay otra cosa; que la basura no es el empleo, sino las condiciones más que precarias y abusivas de esos empleos que ofrecen empleadores/explotadores; que lo ofensivo no es que se llame empleos basura a esos empleos precarios, sino que los haya para provecho de los empleadores basura.

Da aún más vergüenza si lo que dice Díaz Ayuso es lo que piensa de verdad porque, si para desgracia de Madrid llegara a ser su presidenta, ya sabemos cómo ve a los trabajadores explotados en eso que la economía liberal se empeña en llamar “mercado laboral”: como mercancía de saldo, objetos de usar y tirar a disposición de quienes no tienen ningún escrúpulo para explotar a los trabajadores aprovechando el saldo y viviendo de la pobreza de otros.

Claro que hay empleos basura y claro que hay que hablar de ellos porque son genuina expresión —una de tantas, sin duda— de la voracidad y la codicia del neoliberalismo, que normaliza sin rubor la explotación laboral.

Díaz Ayuso se sentará en su escaño de la Asamblea de Madrid, participará en debates legislativos, votará según su criterio. Pero no es esperable que vote para eliminar la explotación del “precariado”, la nueva clase social que premeditadamente ha producido el fundamentalismo neoliberal.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *