Mi último documento político

enCandela

Antonio García Orejana||

Profesor y escritor||

Hace ahora cinco años, IU- LA IZQUIERDA PLURAL, consiguió unos resultados electorales esperanzadores: seis escaños y más de un millón y medio de votos. Se consiguieron con un programa basado en “Otra Europa es posible: vayamos a una Europa constituyente”.

Una nueva formación política, Podemos, con un programa bastante similar, consiguió cinco escaños y más de un millón doscientos mil votos. Por primera vez, la suma de los votos del PP y del PSOE se quedaban por debajo del cincuenta por ciento (49,03 %).

La suma de los resultados obtenidos por las dos formaciones que proponían un modelo de una nueva Europa Social y Constituyente, parecía que se podía abrir camino. Algunos nos ilusionamos y lo pagamos caro.

Esta fue la valoración (ilusión) que presenté en mi agrupación del barrio de Fuencarral de aquellos resultados:

Valoración elecciones 25-5-14

Valoración cuantitativa: se sube de 2 a 6 y es positivo si lo consideramos como el camino a seguir.

Perspectivas de trabajo:

    • Olvidarnos del trabajo tradicional. Se suele trabajar bastante pero mal. No debemos encerrarnos en los despachos ni hacer seguidismo de la burocracia parlamentaria: estar pendientes de las normativas que van elaborando los demás para presentar miles de enmiendas que nos distraen de lo fundamental. No estar al servicio de sus ideas para olvidarnos de las nuestras.

    • El trabajo a realizar desde mi punto de vista:

      • Organizativo. Superar el ámbito organizativo estatal y constituir un modelo de organización política del ámbito de la Unión: Congreso constituyente del PIE. Con participación directa desde cualquier asamblea de cualquier nivel de las organizaciones que componen el PIE y las que lo integren en el futuro. Eso implica procesos constituyentes en todos los ámbitos: municipal, autonómico o de nacionalidad y estatal.

      • Programático. Desarrollar y dar a conocer nuestra idea de Proceso Constituyente de la Unión Europea. Ni Maastricht ni Lisboa sirven. Empezamos de cero. Con un euro nuevo. Con la deuda ajustada a lo legítimo. Con los derechos sociales como prioritarios y con el control de los mercados y la planificación de la economía por los poderes públicos.

      • Movilizador. Aprovechar los resultados para reactivar las movilizaciones. Dar continuidad a la estructura creada en torno a este proceso electoral y aprovechar lo ya organizado. Frente a leyes injustas: desobediencia civil.

Madrid, 25 de mayo de 2014”

—————–

Sospecho que mi documento no fue discutido en ningún órgano de dirección de ámbitos superiores. En sus reuniones prevaleció el conflicto con la Federación de Madrid y el enfrentamiento, y algunos recibimos palos sin saber de donde procedían. A mí, dejaron de pasarme la cuota.

Ahora, huérfano de militancia política, buscaré en los programas a la organización que mantenga aquellos principios de: la Europa Constituyente y la Europa Social.

Una Europa Social de mínimos para todos sus ciudadanos: un salario mínimo europeo, una pensión mínima también para todos y unas condiciones también mínimas y para todos en sanidad, educación y dependencia.

Y una Europa de máximos: una jornada laboral máxima de 35 horas en todos los países de la unión, una edad de jubilación máxima de 65 años en todos los países de la Unión y unos umbrales máximos de riqueza.

Y una Europa soberana, no en lo económico, que ya lo es, sino en lo social, con recursos propios, con una parte de recaudación fiscal propia, con impuestos especiales para las grandes fortunas y para las grandes empresas y con control de los paraísos fiscales, de la corrupción y de la evasión de capitales y de empresas.

No sé si lo encontraré. La generosidad y la solidaridad están perdiendo la batalla frente al individualismo y al egoísmo.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *