Algo más sobre putas…
y dos apuntes más, sobre una niña que pintó la bicolor, y una periodista borde y, lo que es mucho peor, española

Salvador López Arnal||

Profesor de la UNED||

   

 

 

En estas condiciones, cada vez se hace más difícil defender la política de distensión y de tender puentes para establecer un diálogo con aquellos que no quieren dialogar y únicamente persiguen imponer sus planteamientos excluyentes. Por solo poner dos ejemplos: en la ley de transitoriedad aprobada por el Parlament de Catalunya se eliminaba la separación de poderes entre el ejecutivo y el legislativo, otorgando al president de la Generalitat la facultad de nombrar a los jueces del Tribunal Supremo y se establecía que las leyes aprobadas por la cámara catalana no podían ser recurridas ante ninguna instancia judicial. En el borrador de la Constitución catalana, elaborada por el juez Santiago Vidal, se contemplaba la ilegalización de los partidos no independentistas y se instauraban unos requisitos sumamente restrictivos para adquirir la nacionalidad catalana y disfrutar de plenos derechos políticos. Es decir, un ordenamiento político-jurídico sensiblemente menos democrático que en el denostado Estado español”.

Antonio Santamaría (2019)

Lo hemos afirmado muchas veces: el “procés” oculta uno de los procesos más intensos de desposesión de las clases populares en todo el Estado. Los recortes practicados están entre los más altos del país. Los informes de la Asociación Estatal de Directores y Gerentes en Servicios Sociales dibujan una situación dramática. En servicios sociales, con un 19,96%, Cataluña es la campeona de los recortes (la media española se sitúa en el 7,7%). En el período de gobierno de los señores Mas, Puigdemont y Torra, cinco comunidades han recuperado el gasto social previo al 2009 (Baleares, Navarra, País Vasco, Cantabria, Asturias y C. Valenciana), mientras que Cataluña ha recortado en ese período un total de 4.134, millones. Cataluña dedica un 55,45% del presupuesto a Servicios sociales siendo la media española del 61,4%. La situación es especialmente sangrante en dos aspectos claves: en Sanidad: la media de recortes en España fue del 9,34%; en Cataluña, el 27.51%. ¡Cuántos muertos, cuantas desgracias familiares, cuanto sufrimiento ocultan estas cifras! El segundo gran grupo de recortes es el destinado a la educación catalana. Se ha recortado el 12% (no se distingue entre privada o púbica); la media en España es del 6.9%. El precio medio de una matrícula universitaria en Cataluña supera los 2.000 euros/año; en el resto de España, no alcanza los 1.200 euros/año. En Madrid, esta cifra alcanza casi los 1.500 euros/año…”

Eduardo Luque (2019)

Si la izquierda fuera capaz de analizar bien este tema, es muy posible que no hubiéramos llegado donde estamos. La izquierda mantiene una alianza con los nacionalismos periféricos y no quiere importunarles en este tema que es tan importante para ellos -una línea roja para el nacionalismo-. La izquierda no tiene discurso propio en el tema lingüístico y solo ve blanco o negro: o se está a favor de la inmersión o se es un aznarista. Hay que trabajar mucho para que la izquierda comprenda que ellos están colaborando, indirectamente, en la ruptura del país cuando apoyan políticas lingüísticas enfocadas a crear naciones diferenciadas en España. Cuesta mucho porque son muchos años de tergiversación nacionalista de las lenguas además de una ausencia de discursos públicos sobre los derechos lingüísticos de la ciudadanía. La izquierda, que hace bandera de la defensa de los derechos ciudadanos, cuando se trata de las lenguas, ignora que los ciudadanos también deberíamos poder ejercer nuestros derechos lingüísticos. Una lástima. Hay que seguir insistiendo en que la izquierda debe tener un discurso propio, justo y ecuánime en este tema, centrado en el respeto a la diversidad lingüística del país —la cual, lógicamente, también incluye al español— y los derechos lingüísticos de los ciudadanos y ciudadanas”.

Mercè Vilarrubias (2019)

Tres apuntes iniciales. Para que no habite nuestro olvido:

1. La opción de don Ernest como candidato a la alcaldía de Barcelona fue una decisión-imposición política, saltándose las normas de la propia organización y los procesos de elección internos ya efectuados, de don Oriol. El fracaso político del primero es también fracaso político del segundo.

2. La LEC, la Ley de Educación de Cataluña, fue aprobada hace diez años con los votos a favor del PSC, ERC, CiU (Mas y Rigau) e ICV (que votó en contra de algunos artículos relacionados con la concertada, ninguna oposición por su parte al blindaje del catalán como lengua vehicular excluyente de la ley). La norma contempla que ocho años después de su aprobación el porcentaje del PIB dedicado a educación debería alcanzar, como mínimo, el 6%; diez años después, el porcentaje es del 3,56% (¡2,44 puntos menos, un 40%! Para comparar: Portugal invierte el 5,5% de su PIB en educación [https://www.lasexta.com/programas/el-intermedio/gonzo/como-pasar-de-un-45-de-ciudadanos-analfabetos-a-convertirse-en-el-milagro-educativo-el-ministro-de-educacion-de-portugal-nos-da-las-claves-video_201906245d1137d10cf2f662f39b3fc5.html]).

Josep Bargalló, el conseller de Educación, ha explicado así la situación: “Si no se ha avanzado más es por la losa de la crisis financiera que ha provocado muchos recortes… Y el contexto no ha sido propio para desplegar la ley”. ¿Cortes inevitables? ¿No había otra? ¿Bargalló, con la misma historia que Mas, Mas Colell y Boi Ruiz? ¿El contexto político? ¿Habla del proceso secesionista? No, del 155 (que duró tres meses). En síntesis: la política de recortes fue impuesta desde el cielo o instancia afín, y Madrit, por supuesto, es de nuevo el gran culpable.

Declaraciones de Belén Tascón, presidenta de la federación de Asociaciones de Madres y Padres (Fapac):

La LEC, como la LOMCE, es una ley neoliberal que se debería derogar… Ha reducido la democracia en las escuelas. La LEC ha dado más pérdidas sociales a la escuela que ventajas al sistema. Lo único bueno era el aumento de la provisión de recursos y no ha sucedido así. Se han reducido… Si el sistema educativo no ha naufragado es por el trabajo de los docentes y de las familias, no por la ley”.

3. El proyecto de ley que ha preparado la vicepresidencia del gobierno (Aragonès, ERC) está encendiendo todas las alarmas: Elisenda Colell, Beatriz Pérez: “‘Ley Aragonès’: La Generalitat planea una ley que regula la contratación a terceros en sanidad, educación o dependencia”. (https://www.elperiodico.com/es/sociedad/20190620/ley-aragones-el-govern-abre-la-puerta-externalizar-mas-servicios-publicos-7515097). !Toda vigilancia es poca, hay que movilizarse!

Dos observaciones:

A. “Aunque muchos de ellos ya están gestionados por empresas ajenas a la Administración, la novedad es que la norma introduciría, según denuncian algunos sindicatos y entidades, nuevos servicios, como, por ejemplo, el segundo ciclo de educación infantil (de 3 a 6 años) o algunas especialidades médicas”.

B. El sindicato Metges de Catalunya (MC) y el movimiento por la defensa de la sanidad pública Marea Blanca se muestran totalmente contrarios a esta ley. “Es un paso más hacia la privatización de la sanidad”, afirma Josep Maria Puig, secretario general de MC. “Externalizar es una forma moderna de decir privatizar”, añade. Considera que con esta ley permitirá que se privaticen servicios básicos de los hospitales como urgencias o cirugías. Denuncia también que, con esta ley, se podrán presentar a concurso “patronales y sociedades mercantiles“, en vez de “priorizar” los contratos con “entes sociales”.

Marea Blanca señala que la directiva de la UE no obliga a los Estados miembros a subcontratar o a externalizar la prestación de servicios y, por tanto, esto es una “decisión política” que dependerá de la sensibilidad del ‘conseller’ o ‘consellera’ de turno. “Nosotros creemos que, como garantía de los derechos básicos y fundamentales de la ciudadanía, la gestión directa es la mejor fórmula de prestación de los servicios, y no la contratación o concertación a terceros”, señala la entidad en un comunicado”. Volveremos al tema, hay que volver.

Dos hechos recientes dicen mucho sobre la realidad de fondo de .Cat.

El primero: la familia de una menor denunció el martes 18 de junio a los Mossos d’Esquadra que una profesora del colegio Font de l’Alba de Terrassa había agredido y gritado a su hija por pintar una bandera de España y escribir “Viva España” en un trabajo que estaba haciendo en clase. ¿Qué hubiera hecho la profesora si la niña hubiera pintado, por ejemplo, una estrellada y hubiera escrito “Visca Catalunya!”?

En un parte médico de urgencias del Hospital de Terrassa que circula por las redes sociales (dimos cuenta de él la semana pasada), la menor refiere que la docente le gritó y le cogió por el cuello para expulsarla de clase por pintar la bandera y escribir “Viva España”. ¿Puede exagerar? Puede… o no. ¿Puede decir palabras puestas en su boca? Puede… o no. Resulta extraño en todo caso que el complejo sanitario haya evitado confirmar la veracidad del documento, aunque sí ha apuntado que “la plantilla del informe es la habitual que se utiliza en Urgencias del Hospital de Terrassa”. ¿Luego entonces?

El comentario del profesor Miguel Candel:

Sobre el tema de la niña de Terrassa: ¿sabíais que han circulado “cantos de pájaro” (tuits) de indepes señalando a la niña como de raza gitana, con parientes delincuentes que pretenden sacar tajada económica del asunto? Pero Junqueras, como Bruto, es un hombre honrado…”

¿Cómo acabará este incidente que es mucho más que un incidente? Como conjetura un ex catedrático de griego de Viella: probablemente al fondo de algún cajón o en una amonestación escrita a la maestra por una falta leve y con posibilidades legales de ésta para que, a corto plazo, no figure registrada en su expediente. Sin embargo, esas mismas miradas críticas señalan: “lo que ya está planteado es la vía judicial (pero no por el ‘contencioso administrativo’, que es nada para el Departament d’Enenyament) sino por la vía penal y criminal”.

El segundo caso: puede parecer imposible pero así ha sido. La presidente de la ANC, la ex decana de la Facultad de Económicas de la UB, Elisensa Paluzie, creyendo que los micrófonos estaban cerrados, llamó borde a una periodista que le había hecho algunas preguntas incómodas (¿para qué, si no, están los periodistas?) y, por si faltara algo, la tildó de española (se olvidó “de m.”) como si fuera un insulto, un desprecio o algo mucho peor.

Hasta el momento, por supuesto, ni disculpas ni nada parecido. ¿Cuál es el problema, desde una perspectiva nacional-secesionista, en llamar borde y española a una periodista que no se atenga al marco nacionalmente establecido? Ninguno. ¿Por qué iba a serlo?

Por su parte, el Colegio de periodistas de Cataluña siguen en posición de silencio absoluto. La cosa no va con ellos, no va de libertad de expresión ni de periodismo. Lo mismo que en el caso de Albert Soler.

Eso sí, no todo el mundo ha estado callado. Un ejemplo: la siguiente carta del profesor Campderrich Bravo dirigida al rector de la Universidad de Barcelona:

Excelentísimo Sr. Rector:

Como egresado y antiguo profesor de la Universidad de Barcelona, área de Filosofía del Derecho, me gustaría comunicarle, en tanto que máximo representante de la Universidad de Barcelona, que me siento insultado como español por los comentarios de la Sra Elisenda Paluzie, antigua decana de la Facultad de Económicas de la Universidad de Barcelona, realizados hoy con manifiesto desprecio de una periodista de Antena 3 y de los españoles.

Y para que conste, procedo a enviarle el presente mensaje.

Reciba un cordial saludo de Dr. Ramón Campderrich Bravo”.

Sobre las citas: la de Santamaría pertenece a un artículo aquí recomendando: “Signos de intoleranciahttps://www.elviejotopo.com/topoexpress/signos-de-intolerancia/. La de Luque recuerda cosas que no deben ser olvidadas. La de Mercè Vilarrubias señala una de las “grandes cuestiones” pendientes de la izquierda. La cuestión: más allá de lo dicho y hecho hasta el momento: ¿cabe, a día de hoy, seguir apoyando, incluso vindicando, la mal llamada inmersión lingüística? La respuesta es fácil: no, no cabe, si pensamos en el conjunto de niños y jóvenes, y, especialmente, en los que viven en territorios hegemonizados por el monolingüismo catalán y “la cultura TV3”. ¿Hay alternativas? Las hay. No es necesario inventar casi nada: el modelo de la escuela “Aula”, donde estudiaron Mas y sus hijos. Tal cual, sin modificaciones, sin alterar una coma o dos como máximo. Niños y jóvenes bilingües, aprendiendo en su lengua materna, con competencias destacadas en dos idiomas más. ¿No se trata de eso?

Observaciones e informaciones generales:

1. Para una aguda crítica a Ciudadanos (y su “contra peor mejor”) y un elogio medido y claro de actitudes y comportamientos de Manuel Valls: Ignacio Vidal-Folch, “El gran momento de Manuel Valls”. https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/aerolitos/gran-momento-manuel-valls_254091_102.html. Sobre la situación en Barcelona y algunos comportamientos: Gregorio Morán, “Una sociedad envenenada”. En Barcelona hay miseria, explotación, corrupción, matonismo y clases sociales, pero la Generalitat las ha borrado del mundo mediático”. (https://www.vozpopuli.com/opinion/sociedad-envenenada-barcelona-cataluna_0_1256575493.html). Con referencias a Valls y críticas a Colau. Ésta, por ejemplo:

Ada Colau pertenece a una especie abundante en los últimos años de la política catalana: la incorporación del “lumpen societario”; marginales con estudios de chichinabo salidos del arroyo de la política y esforzados aspirantes en la especialidad de pesos plumas: Gabriel Rufián y Ada Colau podrían considerarse paradigmas. Si te regalan tres concejales, lo menos que hace una persona decente es agradecerlo en público. Ella no, le desagrada esa familiaridad; como el chuleta de bar desprecia al parroquiano que le paga la ronda. Al día siguiente puso el lazo amarillo en la fachada del Ayuntamiento, el escapulario “indepe” de uso obligado para los creyentes. ¡Para que se enteren de quién manda en la taberna! No voté a Valls, ni a nadie: se me atascaron las tragaderas, pero observo sus gestos, condenados a exitosos fracasos, y no dejo de pensar en aquellos empleados del erario de la cultura, siempre atados a munificientes limosnas, que le calificaron de fracasado histórico. Decir tamaña simpleza de quien alcanzó las más altas cotas de un Estado serio como el francés, y que lo diga con farfullera cobardía la inteligencia servil, no deja de ser el mayor elogio que puede conseguir un político”.

2. Lo que se esperaba: “Los nacionalistas flamencos que apoyan a Puigdemont compartirán finalmente grupo con Vox en la Eurocámara”. ¿Han leído bien? Han leído bien. Nueva Alianza Flamenca continuará en el grupo de Conservadores y Reformistas del Parlamento Europeo. https://www.vozpopuli.com/politica/nacionalistas-flamencos-apoyo-puigdemont-vox-grupo-eurocamara_0_1255974488.html. ¿Estará informada la izquierda europea y española del asunto? ¿Tomará nota? ¿No es Torra políticamente íntimo de Puigdemont? ¿Qué pensar entonces de las peligrosas amistades del grupo político del president de la Generalitat de Catalunya? ¿No cabe aquí el dime con quién andas y te diré quién eres? ¿No habría que denunciar una y mil veces la situación?

3. Sobre la atmósfera que se vive en algunos pueblos de Cataluña, un asunto que la izquierda española no quiere ni hace por entender: Joan Puig: “¡Qué verde era mi Tractoría!” https://ataraxiamagazine.com/2019/06/17/que-verde-era-mi-tractoria/

Una de las historias que cuenta:

Tres o cuatro días más tarde, en una segunda población muy próxima, entablé conversación con otra persona. Cuando el hombre tuvo claro que los dos éramos de “la misma cuerda” se le soltó la lengua.“He perdido a muchos amigos. Ha sido para mí muy doloroso. La peor experiencia ha sido la ruptura de relaciones con alguien muy querido con el que incluso trabajé durante años. Cuarenta años de amistad… ¡bueno, más de treinta y ocho, casi treinta y nueve! –recalcula, mirando al vacío- ¿Sabes tú lo que es eso? Éramos más que hermanos; habíamos asistido a los bautizos, comuniones y bodas de nuestros hijos, a los entierros de nuestros padres. No perdonaré jamás a los políticos catalanes, jamás, así enganchen una lepra y se mueran, pero tampoco perdonaré a estas personas, a los de a pie, porque es inconcebible que gente con una cierta cultura, entiéndeme, no son catedráticos, pero tampoco palurdos, se fanatice hasta ese punto y aliente tanto odio y tanta bilis. Se me rompe el alma cuando les veo en las concentraciones, en los actos políticos de protesta del pueblo, en los que yo y mi familia no participamos, riendo, agitando esteladas, insultando a España y llamándonos fachas a todos… ¿Yo soy un facha, yo que siempre he votado al PSOE, e incluso, en los días de Anguita, al Partido Comunista? ¡Hay que joderse! Desde hace años estamos solos en el pueblo, no hablamos con nadie… ¿Sabes quién es el único con el que hablo y sin apenas mediar palabras? ¡Con un tío joven, muy majo, forofo del Español, que está de dependiente en el estanco! Entro, le guiño el ojo, y mientras le pago le señalo con el dedo los titulares del Ara y de El Punt-Avui, que están en el mostrador, junto a la caja, y el contiene la risa, se encoge de hombros y me viene a decir con expresión resignada y en total silencio: “¡Es lo que hay, paciencia, amigo!”

4. Una forma encubierta de incumplir la resolución judicial de revocación del tercer grado. Ni más ni menos, Una información de R. Carranco. “La Fiscalía acusa a la Generalitat de excarcelar a Oriol Pujol por ser hijo de un expresidente. El ministerio público sostiene que el exdirigente de CiU ha recibido un tercer grado encubierto de forma indebida.” https://elpais.com/ccaa/2019/06/18/catalunya/1560870901_911081.html. Abre así:

La Fiscalía ha arremetido con dureza contra la concesión de “un tercer grado encubierto” a Oriol Pujol, que desde el 31 de mayo sale de lunes a sábado de la cárcel para trabajar y hacer tareas humanitarias, con la aplicación de un artículo del reglamento penitenciario. El Ministerio Público sostiene que el exdirigente de CiU no ha pasado ni dos meses en prisión, condenado por corrupción política, y ya ha recibido un tercer grado, anulado por la juez de vigilancia penitenciaria, y, una semana después, una medida excepcional que le permite salir de nuevo de la cárcel durante el día, más horas incluso que antes. “La aplicación del artículo 100.2 del reglamento penitenciario debe tener un carácter excepcional”, dice el Ministerio Fiscal, y “lo único excepcional que concurre en el presente supuesto es que el interno es hijo del expresidente de la Generalitat de Cataluña [Jordi Pujol], miembro destacado durante muchos años del partido fundado por su padre, que dicho partido es antecedente directo del que actualmente gobierna en la Generalitat”. Por todo ello, concluye, “a nadie se le escapa” que la forma en la que Oriol Pujol logra salir cada día a la calle, primero con un tercer grado que ha sido revocado y ahora a través de un artículo del reglamento penitenciario, “se debe a la decidida voluntad de la Administración de que el interno permanezca el mínimo tiempo en prisión”.

¿Se imaginan qué tipo de justicia se impartiría en .Cat con más competencias o en un “Estado independiente”? ¿Justicia igual para todos? ¿Para qué todos del todo?

5. Será de su interés: José María Olmo, “Artur Mas pidió a la OTAN su apoyo al 9-N y le ofreció una subsede en Cataluña”. Un ‘lobby’ a sueldo de la Generalitat se reunió con altos cargos de la mayor alianza militar del mundo para buscar su respaldo al primer referéndum independentista de 2014”. https://www.elconfidencial.com/espana/2019-06-24/artur-mas-negocio-el-apoyo-militar-de-la-otan-al-9-n-y-le-ofrecio_2083669/. Una de las informaciones:

Los detalles de estas gestiones han sido revelados ahora por Independent Diplomat (ID), un ‘lobby’ de Estados Unidos especializado en procesos secesionistas que fue contratado por la Generalitat entre 2013 y 2015 para que recabara apoyos internacionales a su hoja de ruta para la independencia. El resultado de sus gestiones fue más bien discreto, pero el Govern de Mas le pagó en esos tres ejercicios un total de 1.391.000 euros a través de Diplocat, el ente público encargado de canalizar la acción exterior del secesionismo, y otros 92.843 euros desde la Delegación de la Generalitat en Nueva York”.

6. De Alfonso L. Congrostina, “Colau tolera publicidad independentista en el metro y el bus de Barcelona. La propaganda de Òmnium Cultural reproduce una frase de Cuixart: “Lo volveremos a hacer”. https://elpais.com/ccaa/2019/06/24/catalunya/1561395533_169278.html. Aparte de las generosas fuentes de financiación de Òmnium cultural que tendrán que investigarse algún día, no vale decir por parte de TMB que operarían del mismo modo en cualquier otro caso. No ha sido el caso:

Responsables de la empresa municipal de transportes se limitan a explicar que los soportes publicitarios tanto de autobuses como de metro se “rigen según la normativa general publicitaria y la legislación vigente”. TMB ha encargado a JCdecaux la gestión de la publicidad del metro y la de autobús a Promedios. La empresa de transportes mantiene que estas sociedades, que tienen la concesión de la publicidad, se autorregulan “según los criterios de gestión comercial”. Pese a ello, ambas empresas han firmado un contrato con TMB que entre otros puntos cuestiona los anuncios que “afecten a la imagen de las Administraciones e instituciones en general”. TMB no ha entrado a valorar si la campaña de Òmnium vulnera estos principios. En 2009, con Jordi Hereu como alcalde, se vetó en autobuses públicos la campaña de la Asociación por la Tolerancia que pretendía recordar a los padres de escolares su derecho a elegir castellano o catalán como lengua vehicular. Ese mismo año se impidió una publicidad de E-Cristians en contra del aborto”.

7. Sobre “La manipulación informativa del Síndic de Greuges” no se pierdan esta información: https://citafalsa.com/2019/06/22/la-manipulacion-informativa-del-sindic-de-greuges/#more-6285. La conclusión:

El Síndic de Greuges no duda en manipular la información que transmite. Nos dice que «ha comparecido ante el Parlamento británico» con todo el descaro posible y hasta un poco más. Utilizando la institución contra quienes no compartimos la pulsión separatista, aparte de gastarse el dinero alegremente (cosa que no pasa nunca, nunca, en Cataluña; pero nunca de los jamases, dónde vamos a llegar). En fin. Un día sí y otro también. Sin novedad”.

Un análisis detallado de la impostura: Francesc Arroyo, “A Ribó no le gusta Barcelona”. https://www.metropoliabierta.com/opinion/ribo-no-gusta-barcelona_17701_102.html

Vayamos al resto del tema de hoy (complementario de la sabatina anterior: http://slopezarnal.com/putas-guarras-zorras-traidoras-hijas-de-puta-la-revolucio-dels-somriures-y-del-buen-rollo/#more-233). Con algunos excursos:

1. Sobre los líos secesionistas en el pueblo de Joaquim Torra: Marta Rodríguez, “Los Torra la lían en su pueblo por un pacto con el PSC.” https://elpais.com/ccaa/2019/06/15/catalunya/1560617693_528274.html. Abre así:

La hermana y la cuñada de Torra retiran la foto del presidente del pleno de Santa Coloma de Farners. Quim Torra fue el protagonista del pleno del pueblo en el que vivió en su juventud y reside parte de su familia, Santa Coloma de Farners (Girona), pese a que no es concejal. El president llamó el viernes por la noche para evitar el pacto que la candidata de su partido, Susagna Riera (Junts per Catalunya), había fraguado con el PSC para ser alcaldesa. La intervención de Torra provocó una cadena de reproches cruzados y gritos en el pleno. El momento cumbre se vivió cuando la hermana y la cuñada del president se levantaron airadas durante el pleno y retiraron su retrato de la pared. La tensión fue tal que los recién nombrados concejales aprobaron, por mayoría, suspender el pleno hasta la noche. El objetivo era tratar de buscar alternativas al acuerdo de Gobierno, de modo que Junts per Catalunya y ERC -Torra llamó a miembros de ambos partidos- pudieron alcanzar finalmente un pacto”.

Todo muy divertido como pueden ver; ya ven que tienen “buen perder”.

Más sobre el tema: Jordi Amat, “Bea ventura” https://www.lavanguardia.com/opinion/20190618/462940890492/bea-ventura.html, lo ha contado así. La primera parte:

Hace tres semanas concurrió por primera vez a unas elecciones. Hasta ahora su compromiso lo había vehiculado a través del sindicalismo: era vicesecretaria de la federación de servicios, movilidad y consumo de la UGT. Decidió dar el salto a la política institucional. Ha sido cabeza de lista del PSC en la localidad donde vive desde hace cinco años: Santa Coloma de Farners. Las medidas estrella de su programa eran la ampliación de la plantilla de policía y de los trabajadores del servicio de limpieza (hay doce, cuatro son conductores y ocho no son suficientes para todo el trabajo). Durante la campaña declaró que su prioridad, si fuese alcaldesa, sería conseguir puestos de trabajo a fin de que los vecinos no tuvieran que marcharse fuera a trabajar. La votaron 619 vecinos, aumentando en 119 los votos de su partido respecto del 2015. Después de las elecciones llegó a un acuerdo para formar gobierno con Junts per Catalunya, el segundo partido más votado”.

La segunda parte:

El grupo de ERC, como puede leerse en la red, definió el acuerdo como “el pacte de la vergonya” [pacto de la vergüenza]. Al fin, tras las presiones de Quim Torra –descritas con profunda tristeza por Susana Riera de Junts per Catalunya ayer en “Aquí, amb [con] Josep Cuní”–, el pacto se rompió. El pleno, que se suspendió, fue patético. Lo más grave no fue el robo del retrato del president, escena de un casticismo inenarrable. Lo más dramático fue el escarnio humillante que sufrió la concejal socialista. A pesar de que ella, devastada, defendía la necesidad del pluralismo, manifestaba su pena por la situación de Dolors Bassa y se comprometía a hacer lo posible para conseguir el indulto, de nada servía. Gritos e insultos. La presidenta de edad del pleno –la concejal de la CUP– lo permitió durante unos segundos de intolerable ignominia democrática. Por la noche, esta concejal remataba con este tuit: “Moltes gràcies a totes les farnesenques que ahir van mostrar el seu rebuig al pacte de la vergonya! La lliçó d’ahir és que quan el poble mana el govern ha d’obeir! Endavant segadores! Sense por! [¡Muchas gracias a todas las farnesencas que ayer mostraron su rechazo al pacto de la vergüenza! La lección de ayer es que cuando el pueblo manda, el gobierno debe obedecer. ¡Adelante, segadores! ¡Sin miedo!]”. Contra este totalitarismo, la única esperanza es el coraje cívico. La resistencia de alguien a quien no conozco de nada y le doy las gracias: Bea Ventura”. [Las cursivas son mías]

Yo también se lo agradezco. ¿Alguien (sin fanatismo político) puede seguir pensando que esos comportamientos cupaires tienen algo que ver con los valores de la izquierda?

Comentario sobre el tema de Albert Soler, “Urnes no tan sagradeshttps://www.diaridegirona.cat/opinio/2019/06/18/urnes-no-tan-sagrades/987124.html. La traducción es mía:

Presidentorra debería aprender a hablar italiano. Ya sé que a alguien a quien no se le conoce otra habilidad que beber en botijo y cantar las excelencias de la ratafía, no le será fácil aprender nada que requiera un mínimo esfuerzo intelectual, pero intentarlo vale la pena. Llamar de noche a un partido político para «aconsejarle» con quien tiene que pactar, queda mucho mejor en italiano y poniendo voz ronca. Capisci? Tener mientras un gato en su regazo e irlo acariciando, es ya opcional.

Presidentorra es un cacique. Pero un cacique que amenaza en catalán parece de paleto, mucho mejor pasarse al italiano. Italia es el país que ha dado a la tan catalana palabra «padrino» un nuevo sentido, mucho más adecuada a la función que Presidentorra desarrolla. Si tuviéramos muchos Presidentorra podrían llamar a todos los pueblos «aconsejándoles» (capisci?) qué pactos deben firmar y quién debe ser el alcalde, Cataluña sería un oasis. Desgraciadamente tenemos sólo uno, y como no tiene el don de la ubicuidad, pudo llamar únicamente a Santa Coloma de Farners, ya a medianoche, donde los concejales elegidos democráticamente estaban a punto de equivocarse, o sea, de no obedecer a quien deben obedecer.

De cara a próximas elecciones, Presidentorra promulgará edictos que establezcan quién debe ser alcalde en cada pueblo, no puede ser que pierda el tiempo llamando a concejales inútiles que pretenden decidir en libertad, ¡que uno está pendiente de Santa Coloma y le cuelan un gol a Barcelona! De hecho, su ideal sería eliminar las elecciones, que son un rollo y además facilitan que en algunos lugares la gente vote lo que quiere y no lo que se le aconseja (capisci?) desde los órganos oficiales, con TV3 al frente. Hasta entonces, sería bueno que el voto no fuera secreto, para identificar los desafectos al régimen y aconsejarles (capisci?) que mejoren la actitud o se vayan del país.

Para ello cuenta con sus propios camisas negras, otro invento italiano, que ya demostraron en el pleno de Santa Coloma que entre la democracia y Presidentorra, no dudan a la hora de elegir. Tan eficientes son, que descolgaron su retrato para llevarlo a un lugar más adecuado a su persona, a una bodega o a un lavabo público es de suponer.

Hace dos años que están con la murga de que las urnas son sagradas, y cuando pueden, se mean”.

2. Una previa, una justa reclamación: Francesc Arroyo, “Sobre el modelo territorial” https://cronicaglobal.elespanol.com/pensamiento/sobre-modelo-territorial_254955_102.html. Sus palabras de cierre:

¿Es ése [el federal, confederal] el modelo de Podemos? Valdría la pena que lo aclararan. No basta con imitar a Ada Colau, que dice no ser independentista pero tiene comportamientos que propugnan sólo los independentistas. Es exigible que el proyecto territorial sea conocido por todos. En España hay muchos problemas, pero mientras que casi todo el mundo sabe qué proponen el PP o Ciudadanos o el PSOE o Podemos para la seguridad social o el cambio climático (algunos nada), resulta difícil saber qué proponen Colau e Iglesias para lo que algunos califican como el problema más agudo del presente: el modelo territorial”.

Me centro de nuevo a partir de la aproximación de Arroyo, “Un totalitario en cada esquina” (https://www.metropoliabierta.com/opinion/totalitario-cada-esquina_17554_102.html)

El sábado 15 de junio fue un día triste en Barcelona. Y en Cataluña. Los independentistas mostraron claramente que su sentido de la democracia se agota cuando los resultados no son los que ellos desean. El número más grotesco se dio en Santa Coloma de Farners (de donde es oriundo Quim Torra), con amenazas a concejales y la hermana de quien dice ejercer de presidente quitando del salón de plenos la foto de Torra. Pero no fue menos triste ver a los energúmenos que se agrupaban delante de no pocos consistorios, empezando por el de Barcelona, para insultar y vejar a quienes no pensaban como ellos”.

Hemos comentado el caso de Santa Coloma de Farners. Fueron muestras de totalitarismo, señala Arroyo, producidas apenas 48 horas después

de que la profesora Fina Birulés [de la UB, una gran conocedora de la obra de Weil y Arendt] hubiera presentado su último libro (Hannah Arendt: llibertat política i totalitarisme, Editorial Gedisa). Durante la presentación, al hilo de las reflexiones de la filósofa judío-alemana, Birulés y el pensador Edgar Strahele alertaron de la tentación de mirar hacia el pasado perdiendo de vista el presente. Porque el holocausto, sostuvo Birulés, no se repetirá, pero el totalitarismo acecha en no pocas esquinas. Y a veces ni siquiera se esconde, como el sábado en la plaza de Sant Jaume, donde los independentistas mostraron su escaso sentido democrático a la vez que un machismo zafio, como el de Vox, pero expresado en catalán. Dentro del Ayuntamiento, en las filas de invitados había gente que parecía haber ido a la escuela, increpando a Manuel Valls (ya ex amigo de Ciudadanos) para impedir que dijera lo que creía que tenía que decir. Entre otras cosas, que en España no hay presos políticos”.

Una de las características del totalitarismo, señala con razón el periodista de Metrópoli abierta, es pretenderse el dueño también del lenguaje.

Los totalitarios establecen lo que se puede decir y lo que no; cómo hay que hablar y quién debe callar. Casi a la misma hora, Oriol Junqueras declaraba a Tele 5: “Nosotros nunca gobernaríamos con el apoyo de la derecha reaccionaria y nacionalista”. Lo que significa que él y sólo él ha decidido que Puigdemont y Junts pel que convingui no son de derechas ni nacionalistas ni reaccionarios.

Siendo así las cosas, no se entiende que los ex convergentes y los de ERC se enzarzaran en Sant Cugat. Los primeros perdieron una alcaldía que creían vitalicia debido a un pacto entre Esquerra y PSC. Los partidarios del huido acabaron enfrentándose a los de Junqueras al grito de “155”, mientras que los republicanos replicaban a sus socios de gobierno con la expresión “3%”.

Es posible que algunos independentistas hayan leído las aventuras de Alicia en el país de las maravillas y a través del espejo. Hay traducción catalana comenta Arroyo (excelente, de Josep Carner si no ando errado)

Hablando con la niña, Humpty-Dumpty le dice: “Cuando yo uso una palabra, significa precisamente lo que yo decido que signifique: ni más ni menos”. No lo ve claro la cría que le replica: “El problema es si usted puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes”. Y le responde Humpty-Dumpty: “El problema es saber quién es el que manda. Eso es todo”.

Y en esas estamos, afirma Arroyo, en saber quién manda, qué significa “preso político”, qué sea un “traidor”, quién es partidario y responsable del 155 y del 3%. O si se prefiere: saber quien “decide”, incluso -asunto decisivo, como estamos viendo- en el lenguaje.

Tiempos de falsedades asumidas, de “fake news”, que se dice en inglés y que no se puede traducir por “mentiras”, porque las mentiras buscan convencer a otro con falsedades pero las “fake” están destinadas a gente que quiere oír precisamente esas falsedades y creerlas. Y si no se le dicen grita y patalea e insulta y abuchea.

Al hablar del totalitarismo que se aprecia en los discursos presentes, Fina Birulés apuntó: “Hay hechos, opiniones y exabruptos”. Los que gritaban en Barcelona, en Sant Cugat, en Sabadell, en Santa Coloma de Farners, no formulaban hechos, no expresaban opiniones. Se quedaban en el exabrupto”.

Como la educación, concluye Arroyo, ha sido de siempre bandera de la izquierda, “habrá que insistir con ellos hasta convencerles de que los demás también tienen derechos”.

No será fácil. No suelen oír.

Hasta la semana próxima. Seguiremos hablando del tema-monotema. No queda otra.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *