CCOO propone dotar a los Servicios Públicos de Empleo de los recursos necesarios

cab_comunicadosok

Los Servicios Públicos de Empleo (SPE) constituyen una pieza clave para dinamizar el mercado de trabajo y ayudar a los desempleados a mejorar sus posibilidades de encontrar un empleo, y evitar así el desempleo estructural. En este sentido es prioritaria la modernizar y mejorar la coordinación de los SPE, en la línea de conseguir una mayor integración de las políticas activas de empleo, y reforzar su capacidad de prestar servicios individualizados, de calidad, eficaces y eficientes que contribuyan a la empleabilidad y a la inserción de los trabajadores y trabajadoras.

En cualquier caso, la modernización de los SPE pasa por dotarlos de los recursos y herramientas necesarias. Son necesarios más recursos, humanos y monetarios, y dotar a las oficinas de empleo de las herramientas adecuadas. Hay que tener en cuenta las necesidades de los desempleados y de las empresas.

La debilidad y escasas actuaciones llevadas a cabo desde los SPE está directamente relacionada con las restricciones presupuestarias, con la falta de recursos humanos y materiales, de adecuación a las posibilidades que brindan las nuevas tecnologías, de organización y coordinación, y de control y evaluación, tal y como apunta diferentes estudios y análisis de diversos organismos internacionales y determinados expertos.

La liquidación del Presupuesto del SEPE de 2017 mostraron datos preocupantes, ya que se dejaron de ejecutar 766 millones (un 14% de lo presupuestado) en políticas activas de empleo (PAE). Esto es particularmente preocupante debido a la elevada tasa de desempleo y a que la mitad de los parados son de larga duración. La desviación obedece a una sobredotación en partidas que no se suelen gastar, como las bonificaciones a la contratación y formación. Estos recursos deberían destinarse a desarrollar la orientación/promoción de las personas desempleadas, que es una de las piezas que le falta al SEPE –junto a la evaluación de sus programas y servicios- para sacar partido al resto de funciones que lleva a cabo .

No se puede valorar por ejemplo que los beneficiarios del Plan Prepara no buscaban activamente empleo, primero, porque en esas fechas se redujeron los recursos financieros destinados a las PAE, además del número de orientadores para diseñar los itinerarios de inserción. En segundo lugar, este programa duraba solo seis meses por lo que si no recibían una atención temprana y actuaciones dentro del itinerario, difícilmente podían encontrar un empleo.

Para CCOO, se tienen que superar los siguientes obstáculos que impiden alcanzar a los SPE la eficacia que se espera de ellos:

  • la falta de recursos humanos y materiales de los SPE;
  • la ausencia de las herramientas necesarias para facilitar y garantizar la calidad y eficacia de los servicios prestados;
  • la fuerte descoordinación y multiplicidad de entidades colaboradoras, con la correspondiente fragmentación e irracionalidad en el desarrollo de las actuaciones dirigidas a las personas demandantes de empleo; y,
  • la escasez de seguimiento, control y evaluación.
  • A fecha de hoy desconocemos si se han realizado evaluaciones y los resultados obtenidos, a pesar de haberlo solicitado reiteradamente en todos los órganos de participación institucional del SNE.
  • El sistema de indicadores propuesto para la evaluación del PAPE es muy complejo, recopila información que sirve como instrumento para la gestión y distribución de fondos entre las CCAA en función de objetivos, pero no son útiles como sistema de información sobre la evaluación de las políticas de empleo.
  • Solamente se marcan objetivos en relación a la eficiencia, y sirven para distribuir los fondos entre las CCAA. Pero no se tiene en cuenta ni la eficacia de las medidas, ni a medio ni a largo plazo.
  • Seguimos sin conocer cuáles han sido los resultados reales de los programas y planes servicios en el mercado laboral. La complejidad de los índices compuestos y la falta de información de las variables que componen estos indicadores, impide conocer e interpretar los resultados.

12 de junio de 2019

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *