Dos breves notas de miserable actualidad

Francisco Frutos Gras||

Ex Secretario general del PCE||

El titular de los periódicos decía: “España acepta más tropas de EEUU en Rota sin reformar el convenio”. Oficialmente, aunque no se cumpla casi nunca, cuando hay un aumento de material de guerra, o de personal militar, o se instala armamento más destructivo, debe constar como un acuerdo que se exprese en el convenio firmado por parte de todos los gobiernos de España, desde los franquistas a los democráticos, todos ellos responsables de vender parte del país al imperio norteamericano y a la OTAN.

Las bases españolas son pedazos de zonas de guerra que, además de ser una vergüenza para cualquier país que se precie de defender la paz y los derechos humanos, son plataformas para el mantenimiento del dominio económico, financiero y militar por parte del capitalismo neoliberal de EEUU y socios sobre amplias zonas que se consideran terreno acotado para sus intereses. De ahí, naturalmente, las guerras de agresión criminal contra Iraq, Libia, Siria, Yemen…, y la amenaza de intervención sobre cualquier país que se atreva a cuestionar el poder económico y militar de EEUU.  

En Rota, a partir de los acuerdos de 1953, entre la dictadura franquista y el imperio norteamericano, acuerdos continuados por los gobiernos de la etapa democrática, un máximo de 4250 hectáreas pueden ser destinadas a uso militar. Actualmente hay, además de unas docenas de aviones, cuatro destructores lanzamisiles, a los cuales ahora se les añade un escuadrón de helicópteros navales de ataque. 

O sea, que los gobiernos españoles en vez de plantear que las bases de guerra actuales, al servicio de EEUU y OTAN, puedan convertirse en bases para contribuir a la paz y al desarrollo social de una amplia zona de influencia en el conjunto de África, con lo cual se rebajaría la tensión internacional y se posibilitaría que el gasto militar se destinase progresivamente a gasto civil para que pueblos en situación de pobreza, a veces extrema, tuviesen acceso a una vida digna.

Es así de sencillo, no hay más, o continúan predominando los intereses egoístas del gran capital o se abre progresivamente una perspectiva de solidaridad activa de los países más desarrollados con los que padecen retraso económico y social.

Y parece que el PSOE continuará defendiendo lo que ha defendido siempre, la unidad con los opresores en vez de la solidaridad con los oprimidos. Lo que hizo en Yugoeslavia, con Javier Solana, Secretario General de la OTAN, en Libia con un gobierno del partido y en Siria. Desde aquella célebre entrega a los de la guerra con el referéndum sobre la OTAN y su eslogan embustero “OTAN, de entrada NO”, el PSOE sigue la parte más nefasta de su política de traición a la paz. Y si entonces fue SÍ, de entrada, de salida y de permanencia, continúa siendo SÍ cuando el poder lo manda, sea presidente Clinton, Obama o Trump.

La segunda nota de miserable actualidad es que en Catalunya los Comuns siguen y acentúan su entrega al independentismo, mientras se dan golpes de pecho afirmando que están en contra. Parece que en Tarragona, Lleida y unos cuantos sitios más entregan el gobieno de los ayuntamientos a los secesionistas de ERC. Seguramente lo continuarán defendiendo de la manera vergonzante, arribista y oportunista que han estado practicando hasta aquí, siempre aderezado por las esencias del nefasto, falso y caduco derecho de autodeterminación en todo lo que atañe a España, y defendido por ignorancia e inercia intelectual y política por parte de la izquierda fracasada.

Ahora se llama también soberanía, “dret a decidir”, o la última chorrada que se le ocurra a cualquier Asens, Colau y otros/as dirigentes, con tal de continuar haciendo de palanganeros hasta la “victoria” final. Nuet ya se ha largado a ERC a por un acta de diputado en el Congreso. Es verdad que Nuet es la quinta esencia de la degeneración humana, moral, social y política, demostrando que en la izquierda, y en la “izquierda”, la degradación puede ser tan grande y profunda como en la derecha.  

Y para terminar veo que Noam Chomsky y Angela Davis han pedido la libertad de los “presos políticos catalanes”. ¿No se cansarán Chomsky y Angela Davis de decir sandeces y Angela Davis de continuar haciendo la “revolución pendiente”, en Catalunya o Euzkadi ante su fracaso en EEUU?

Jueves, 13 de junio de 2019.

El trabajo, eje central y vital de emancipación

Aún dedicando este artículo al trabajo como actividad humana central en la vida de todas las personas, sea cual sea la opinión ideológica que se tenga sobre él, antes debo considerar un par de cosas que no por conocidas y repetitivas me dejan de sorprender.

La primera de ellas viene a cuento de las declaraciones de Manolo Monereo sobre Pablo Echenique, el hasta ayer secretario de organización de Podemos. Monereo, ex diputado de Podemos, al cual la nota de prensa califica de referente “intelectual” de esa organización y de “gran gurú”, tal como suena, de Pablo Iglesias, no se anda con chiquitas con Echenique, al cual descalifica de forma rotunda al afirmar que en Podemos no había secretario de organización. A partir de ahí y mostrando vocación de convencido podemita, afirma que la actual situación de fracaso se superará y pide la celebración inmediata de una asamblea o congreso, la IIIª Vistalegre.

Y en esas estamos, al tener en cuenta la breve historia de Podemos, que pasa de liquidar la casta política a convertirse en un miembro destacado de la misma; de asaltar los cielos, enterrar constituciones y abrir procesos constituyentes, a defender los artículos de la actual Constitución en los debates  televisivos como si fueran proclamas revolucionarias; de hacerle el sorpasso al PSOE, reiterando aquellos viejos sorpassos de Anguita, a arrastrarse por los suelos suplicando un ministerio, una dirección general, o lo que sea. 

Y, consecuente con todo lo dicho y con mucho más, nos encontramos con IU prácticamente desaparecida en manos de un grupúsculo de advenedizos tipo Garzón, Santiago…

La otra cuestión de la que quiero hablar brevemente, es la continuación del esperpento de los nazional separatistas de Catalunya. Y como no tienen bastante con sus reaccionarios y cómicos espectáculos aquí, ahora llaman a una concentración multitudinaria ante el Parlamento Europeo el día de su constitución, con la orden de no moverse de allí mientras duren los debates. Pueden pedir la participación de sus socios belga-flamencos, italianos, alemanes, holandeses…, de la ultra derecha nacionalista europea, que seguro que les aportan sus inestimables valores morales, políticos y, cómo no, de sus huestes militantes. El asunto no me da más de sí y ahí lo dejo.

Y vamos al asunto principal de este artículo: la centralidad del trabajo en los procesos de cambio y emancipación social. No es nada nuevo lo que voy a decir sobre el trabajo, pero, como ha sido tan manipulado y deformado el asunto, hasta el punto de considerar una antigualla todo lo referente al trabajo y al movimiento obrero por parte de muchos “nuevos” movimientos, que de nuevo no tienen nada, considero necesario decir y aclarar unas cuantas cosas.

La primera de ellas es que el trabajo, se quiera o no se quiera, se considere castigo divino o maldición humana, es un elemento imprescindible en cualquier sociedad en la que cada uno de sus miembros, además de ganarse el pan diario con él, quiera contribuir solidariamente al bienestar, a la educación, al disfrute de un ocio cultural y artístico creativo, y a la convivencia y solidaridad colectivas.

Por tanto, no estoy hablando del trabajo en un sentido de rancio y desfasado “obrerismo”, sino en la perspectiva de recuperación, fortalecimiento y organización del movimiento obrero organizado como base para la unidad de clase, teniendo en cuenta lo mejor de su pensamiento y de su historia de lucha y las importantes aportaciones que ha realizado en la conquista de mejoras  laborales  y sociales, en la defensa de la libertad y de los derechos humanos y en la perspectiva de construcción de una sociedad más justa. 

La actual globalización capitalista no sólo hace más urgente el control de los procesos laborales como forma de avanzar hacia la emancipación, sino que sitúa a esta como la única alternativa válida para avanzar a una sociedad mundial más igualitaria y justa socialmente, en paz y sin guerras, internacionalista, solidaria y colaboradora entre todos sus países. La globalización neoliberal no sólo no globaliza derechos y condiciones de vida más dignas, sino que, en la permanente búsqueda del máximo beneficio en el menor tiempo posible, establece la más agresiva competencia entre los diversos grupos económicos dominantes por el control de mercados, estimula el enfrentamiento entre los trabajadores de unas empresas contra otras, de unos países frente a otros.

Y eso, que no es nuevo en la historia del capitalismo y que está en los procesos de competencia por el control geopolítico y económico, como se ha demostrado en la historia de las dos guerras mundiales y en las innumerables guerras que se han producido y se producen permanentemente por el dominio geopolítico y por la posesión y control de las materias primas, se ha acentuado y acentúa cada día con la  globalización neoliberal. 

Como conclusión, podemos afirmar que la globalización neoliberal acrecienta y continúa el dominio que el capitalismo ha tenido siempre sobre los países y sobre los trabajadores, mientras que en sentido contrario el movimiento obrero organizado no sólo no es capaz de avanzar en un mismo sentido, compitiendo con el capital por el poder, para impulsar y conquistar cambios económicos, sociales y laborales a favor de los trabajadores de cada país y del mundo, uniendo sus fuerzas y avanzando solidariamente por encima de los intereses bastardos del capital, sino que, en muchos casos,  parece incluso retroceder.

Las organizaciones sindicales y los partidos de izquierda, otrora claros representantes y organizadores de la unidad y lucha de los trabajadores, están aislados en cada país y a nivel general, defendiendo en el mejor de los casos moderadas reformas institucionales que no cuestionan lo fundamental de las políticas del capital. Un capital que sigue recortando derechos laborales y sociales, precarizando cada vez más el puesto de trabajo, y multiplicando siempre que le es posible la competición entre los trabajadores asalariados y otros que, aún siéndolo, convierten en autónomos para mejor dividir y enfrentar.

Últimamente, la aparición y desarrollo de la robotización, se ha considerado como la sustitución del trabajo humano por el del robot. Creo que más que temer la robotización, lo que se debe temer y combatir es el uso que el capitalismo está haciendo y querrá hacer de ella. Entra también dentro de la lucha de clases y la perspectiva de emancipación. No temer a la máquina, sino temer al propietario privado de la máquina.  

Todo lo dicho forma parte de una situación general, a pesar de que  esporádicamente se producen importantes huelgas y movilizaciones obreras, como ha sido el caso de los metalúrgicos alemanes, de diversos sectores franceses y, en especial por lo que representa, la gran huelga de más de 200 millones de trabajadores de la India el pasado mes de enero.

Esas acciones ponen de relieve que hay posibilidades de avanzar contra el capital si las organizaciones sindicales de clase se ponen de acuerdo y coordinan en cada país y a nivel general, y si las organizaciones políticas que todavía se reclaman de la izquierda actúan consecuentemente.

Si el sindicalismo de clase y la izquierda tienen vocación y se ponen acuerdo y coordinan para impulsar políticas de transformación social y de competir con la derecha económica y política para reducir su poder y hacer avanzar ideas y proyectos anticapitalistas, en la lucha por la consecución de la emancipación y avanzar hacia un horizonte socialista, es posible el cambio. 

Lunes, 10 de junio de 2019.   

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *