El pensamiento como sexto sentido

enCandela

Julián Arroyo Pomeda||

Catedrático de Filosofía de Instituto||

La semana pasada la he dedicado a leer a Markus Gabriel, un joven filósofo alemán de menos de 40 años, para alejarme de la vorágine del reparto del poder autonómico y municipal. Aguantar declaraciones sin control, negando lo evidente, que el objetivo único es el poder de la manera que sea y saltando por encima de toda coherencia y dignidad, mientras la política se degrada cada vez más, dedicada únicamente al reparto del trozo mayor del pastel. Es vergonzoso.

En el último libro de Gabriel hay un estudio sobre el pensamiento con la sorprendente tesis de que, además de los cinco sentidos clásicos, existe uno más, el sexto, el sentido del pensamiento, que permite orientarnos en la realidad y entender lo que sucede. Este sexto sentido lo tienen todos los seres vivos en cuanto que necesitan orientarse también. Hemos de superar la idea de que el sentido del pensamiento sea exclusivamente lingüístico. Ésta es solo una forma de pensamiento, pero no la única. Lo importante es que nos orientemos en medio de la ingente información que nos bombardea diariamente.

La inteligencia artificial (IA), que suele considerarse el dios de nuestro tiempo, es una de tantas formas de pensamiento, porque resulta que no pensamos solo con la cabeza ni con el cerebro. Además no tiene base biológica, por lo que es incapaz de pensar. Desengañémonos, las computadoras carecen de mente y de conciencia. La realidad acontece y los humanos no la construimos, sino que tenemos que descubrirla.

En relación con ello, el transhumanismo es una pura fantasía que muchos pretenden resolver mediante los avances tecnológicos. La realidad es que los seres humanos son especies biológicas e, igualmente, imagen de lo que deseen ser. Por eso, el futuro puede ser una tragedia o una comedia. La tragedia nos destruirá, mientras que la comedia podrá realizarnos. El poshumanismo, en definitiva, implica un rechazo de la vida, cuyo valor es vivirse a sí misma como buena. Tenemos que construir lo que queramos ser.

La realidad no es únicamente la naturaleza, pero ésta es su base imprescindible. En cambio, los seres humanos vivimos al margen de ella y aun contra ella con una total desorientación, porque así no se puede anclar el respeto a todos los seres vivos que están en aquí. Europa no es ni una estructura tecnocrática ni la cuna del cristianismo occidental. Es necesario elaborar una filosofía europea que dé cuenta de todos estos aspectos.

¿Cómo valorar tales posiciones? Ya no queda espacio para ello, habrá que hacerlo en una segunda entrega.

El principio establecido en Crónica Popular exige que, para que los autores de un comentario a un artículo, firmado con nombre y apellidos, vean publicado su comentario, deben firmar de igual modo el textos que nos envíe. En caso contrario, no se publicarán.
Y eso lo haremos aunque el comentario sea favorable al artículo: no se publicará ningún comentario si no va acompañado por la identificación personal de su autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *